sábado, 4 de febrero de 2012

La princesa prometida

Debo decir que soy una enamorada de la película, la he visto decenas de veces, así que supongo que mi opinión, en este caso, es subjetiva.... más subjetiva aún. Intentaré que no se note mucho que me fascina.

La historia es sencilla: chica de cierta posición se enamora de chico pobre, él decide buscar fortuna en tierras lejanas para estar a su altura, el principe del país al conocerla decide pedir su mano (la de la chica) porque es la más bella que ha visto nunca (la mano no, ella), a ella la secuestran unos bandidos, el chico la rescata (o eso pretende), el principe que es malísimo se venga y.... No pienso contar el final ¿que pensabaís?.

¿Que tiene de original una historia tan poco original? TODO.
El libro es una supuesta versión de otro más antiguo escrito por un tal Morgensten. Mentira, no existen ni el libro ni el autor, es todo invención de Goldman.
La novela tiene un ritmo trepidante, los diálogos son ingeniosos, divertidos, las declaraciones de amor son las más apasionadas que se hayan leido nunca, los personajes de lo más paranoíco, unos más que otros.... Aventuras, amor, humor...
No queda más remedio que leer el desenlace de la historia de amor de Buttercup y Westley, que así se llaman los protagonistas. Desenlace que, por cierto, no tiene mucho que ver con el de la versión cinematográfica.
Os dejo con algunas de sus perlas, sencillamente geniales. Que lo disfrutéis!

- Lo mejor del mundo es el amor... después de los caramelos para la tos.

- ¿Porqué llevaís máscara y capucha?
- En el futuro creo que todo el mundo las llevará, son tremendamente cómodas.

- Debe ser algún pescador de la zona, que ha salido por puro placer a navegar solo en plena noche, en aguas infestadas de tiburones.

(Tit: La princesa prometida. Goldman, W. Ediciones Martínez Roca, 2003)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La noche de tus ojos

Ya os digo, desde este mismo momento, a los que os gustan las policíacas, que el asesino queda desvelado muy pronto, yo diría que demasia...