viernes, 4 de mayo de 2012

Los gemelos vuelven a casa, a San Francisco, pero no de manera usual evidentemente, si no a través de una línea telúrica, que les deja cerca de Alcatraz de donde Perenelle Flamel ha logrado escapar. Aún no son capaces de dominar las artes mágicas en que han sido despertados (por cierto, siempre aparece esta palabra en mayúscula, ignoro el motivo), pero aún queda una mucho más poderosa y de la que el doctor John Dee es un maestro: la nigromancia, el poder de resucitar a los muertos, y a la que va a recurrir, pero... ¿a qué gemelo utilizará para despertarle en esta magia?. Esta es fácil, ¿no?.
Su intención, la de Dee, no es otra que despertar a la Madre de todos los dioses, Coatlicue (quién me hubiera dicho a mi, licenciada en Antropología Americana, que la vería en una saga de aventuras juveniles, si es que la imaginación no tiene limites.... lo que no entiendo es como hay gente a la que no le gusta leer.......) quién, al parecer, tiene bastante mal genio y es carnivora, con lo que esto significa.
Lo que en realidad pretende, sigo hablando de Dee, ya ni siquiera es tener completo el libro de Abraham, lo que quiere es hacerse dueño del mundo (nada nuevo porque todos los malos tienen esa fijación) acabar con todos los Inmemoriales, los Oscuros y los que no lo son, soltar a todas las criaturas monstruosas, sembrar el caos en la Tierra y... ponerle solución después. Qué follón!
A estas alturas de saga me van quedando varias cosas claras:
1. Alicia en realidad no cayó por una madriguera, utilizó una línea telúrica
2. Los Oscuros Inmemoriales son unos seres amargados que nos odian, a los humanos quiero decir
3. Es cansadísimo ser Inmortal, Inmemorial, o mortal con poderes
4. Este hombre, Michael Scott, es una eminencia en mitología, sea la que sea, y la imaginación que despliega es solo comparable con la abundancia de documentación que utiliza. Una maravilla, sin ninguna duda.
"...le hemos perdido, ahora está del lado de los Oscuros Inmemoriales". Así concluye este cuarto libro. ¿A quién se referirán?. ¿No me digaís que no estáis deseandito leerlo?
(Tit: El Nigromante. Los secretos del Inmemorial Nicolás Flamel. Scott, M. Ed.Roca 2011)

No hay comentarios:

Publicar un comentario