miércoles, 13 de junio de 2012

¿El uso de la razón comienza a los siete años? ¿Eso no era una leyenda urbana?. Digo yo que dependerá de cada niño, lo cierto es que cada personita pequeña madura a una edad y otros, por ejemplo... no lo hacen nunca.
Sea como fuere, esta historia va sobre princesas y paciencias perdidas, aunque al final lo único importante sea, al parecer, el uso de la razón y la búsqueda de respuestas a preguntas que todo niño que se precie se hace alguna vez, como: ¿dónde hacen paciencia y como se puede prestar?, o ¿cómo se buscan las cosas invisibles? y ¿porque a las madres no les gustan las princesas?... Ah! ¿pero es que a las madres no les gustan las princesas?, esto es nuevo, yo lo ignoraba, me quedé en la generación en la que a todas las niñas, madres, y abuelas les gustaban las princesas, ahora, parece ser, no es politicamente correcto porque dan una imagen de "mujer-florero" que no es nada positiva.... ?????.
Lo que si me ha gustado de este libro es que defiende el uso de la imaginación como recurso para encontrar respuestas, pero también para hacerse preguntas, y también la presencia del libro como herramienta indispensable. Mariú, que asi se llama la protagonista de este cuento, encontrará todas las respuestas e incluso encontrará la paciencia que habia perdido su madre, hecho que, al parecer, es muy común, entre las madres de niñas de siete años.
(El día que mamá perdió la paciencia. Gopegui, B. Ediciones SM, 2009)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El abismo

"Una novela poderosa, aterradora y conmovedora que nos sumerge en el oscuro océano de la mente" Qué distinta a la anterior (El...