viernes, 22 de junio de 2012

Ramón es un niño al que le gusta mucho dibujar y lo hace a todas horas, y en cualquier sitio, hasta que un día su hermano mayor se burla de lo que está tratando de pintar, un jarrón de flores:
"León soltó una gran carcajada.
- ¿QUÉ es ESO? - dijo."
Hay una cierta edad en el que esas cosas te las tomas muy en serio, así que Ramón, que ni siquiera respondió, arrugó el dibujo, lo tiró y trató de hacer un dibujo lo más parecido posible al modelo, pero... después de muchos meses, muchas bolas de papel arrugado, llegó a la conclusión de que era incapaz, así que dejó el la´piz encima de la mesa y dijo:
"- Me rindo-"
A esa cierta edad de la que hablaba no entiendes que rendirse en esta vida es lo último que hay que hacer, pero como aún es muy pequeño, tendrá que ser su hermana Marisol quien le enseñe el auténtico valor de las cosas... (Por cierto! su hermana es más pequeña, pero al parecer, más sabia).
"- ¿Y tú qué quieres?
- Sólo quería ver como dibujas
- Ya no dibujo, ¡lárgate!"
Y eso hizo, salió corriendo pero con la última bola de papel que Ramón había despreciado, y al perseguirla por toda la casa hasta su habitación, descubrio que su hermana coleccionaba "sus obras", y entendió lo que significa: CASI.
Ramón entonces comenzó de nuevo a dibujar, o casi, a escribir poesía, o casi, y  sobre todo comenzó a disfrutar... ¿o casi?. Y Ramón desde entonces fue casi feliz, que no esta nada mal, ¿verdad?.
Álbum ilustrado que cuenta una historia sencilla pero muy eficaz si lo que se quiere es explicar a los niños la importancia de ser ellos mismos, y el valor de lo que hacen, a pesar de los demás y sus comentarios.
(Tit: Casi. Reynolds, P.H. Ediciones Serres, 2004)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

La noche de tus ojos

Ya os digo, desde este mismo momento, a los que os gustan las policíacas, que el asesino queda desvelado muy pronto, yo diría que demasia...