miércoles, 13 de junio de 2012

"Solo por un día" es la frase que repite a modo de mantra este libro, que enseña la necesidad de ser libre para poder crecer, de "volar" lejos de un mundo sobreprotector para ser quienes realmente somos en realidad.
"Oh", dijo el árbol cuando vio una pequeña semilla aferrada a su ramita: "¿Todavía aquí?, si no te das prisa, vas a perder el viento".
Pero la pequeña semilla no se movió
"Si no te das prisa, vas a perder a tus amigas".
Nada: la pequeña no se movió.
Con unas ilustraciones sin complicaciones, sencillas, de trazo ingenuo y delicado, asistimos a la relación de un árbol con una de sus semillas, y como éste justifica el miedo de la pequeña, protegiéndola hasta que el destino en forma de urraca, hace que la semilla se desprenda de la rama en la que sigue prendida y cae ... quiensabedónde.
"Pasaron los meses del sol y del viento. Un día al otro lado de la colina, el árbol vio, en medio del prado... un tronco derechito, esbelto, color ceniza..."
Y el árbol entendió, como también hacemos los humanos, que cualquier parte donde haya un hermoso prado en compañía de una flor, es un buen lugar para echar raices y dejar atrás el miedo, la vergüenza....
La vida es una aventura para descubrir y aprender, y de ese modo hay que contarselo, siempre, a los más pequeños, este es, sin duda, un buen libro para hacerlo.
(Quiensabedónde. Valentina, C, ilustraciones de Giordano, P. Adriana Hidalgo Ed. 2011)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pinocho antes de Pinocho

Maravilloso y original. Una forma diferente (muy diferente) de contar la historia, o mejor dicho el origen, de Pinocho, porque éste...