lunes, 13 de agosto de 2012

Babaï en iraní es una palabra infantil que significa corderito. Y ese es precisamente el protagonista de esta historia, de preciosas ilustraciones, que se puede leer en castellano, y en persa en sentido inverso.

Ambas historias hablan de un corderito aburrido que decide hacerse un jardin, y que después de la tierra, el agua, las semillas y el sol necesarios, se da cuenta que a su jardín, recién creado, comienzan a llegar multitud de especies animales, que a su vez van llenando las hermosas páginas de este cuento. Al final el corderito encuentra su sitio: justo en el medio, rodeado de plantas, flores, y animales como si fuera un tapiz, una alfombra.....

La versión persa comienza con ese tapiz, con un viajero que descubre que no lo es tal, ya que se trata de Babai y su jardin. A partir de ahí el corderito le irá contando, mientras toman una taza de te, de donde han salido los animales, las flores, las plantas....

Muy original, un cuento precioso cuyas ilustraciones nos llevan a paises muy lejanos, resultando así un buen modo de apreciar, desde el respeto, culturas, en el fondo, no tan diferentes de la nuestra.
(Tit: El jardín de Babaï. Sadat, M. Kökinos, 2004)

1 comentario:

Pinocho antes de Pinocho

Maravilloso y original. Una forma diferente (muy diferente) de contar la historia, o mejor dicho el origen, de Pinocho, porque éste...