jueves, 23 de agosto de 2012

¿Puede un ser, mitad almohada, mitad gorro de dormir, mosquearse porque le llamen "gordinflón"?.... ¿Tú lo harías?.... Yo, sin duda, y nuestro protagonista también. Comenoches, que así se llama este tierno "gorromohada" (Si, me lo he inventado ahora mismo... pero queda chulo, ¿no?) se ofende tanto porque la luna le llama gordinflón, que un buen dia decide dejar de comer un solo bocado de noche. De tal modo que dicho y hecho se sienta sobre su montañita, cruzado de brazos, notablemente enfadado.... ¿Qué pasaría entonces?.
Pues al principio nada, todo iba bien, pero llegó un momento que la luna estaba cansada de tanto alumbrar, y el sol se moría de impaciencia por salir en algún momento, por no decir lo desconcertada que andaba la gente..., y el sueño que tenían!!!.
Así que los niños decidieron gritar al cielo llamando al Comenoches a ver si les hacía caso, y el pobre al tratar de responder... Oopsss!!! se tragó un trocito de estrella y.... Ummmmm, estaba tan buena!!!!..... que olvidó porque había dejado de comer. Así fue como todo volvió a la normalidad, y la gente pudo, de nuevo, disfrutar de atardeceres y amaneceres....
          
"Comenoches volvió (...) y cuando descansaba en la cima de su montaña, se comía siempre un pedacito que se había guardado en su sombrero... para no olvidar nunca lo deliciosa que es la noche".

Como delicioso es este cuento, sin duda. Una sencilla historia que contar a los más pequeños, justo antes de irse a dormir.
(Tit: Comenoches. Juan, A. Santillana, 2004)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pinocho antes de Pinocho

Maravilloso y original. Una forma diferente (muy diferente) de contar la historia, o mejor dicho el origen, de Pinocho, porque éste...