martes, 2 de octubre de 2012

Octubre Ilustrado (I)

Ejemplo perfecto de cómo la obsesión por el álbum ilustrado lleva a editar textos sin ningún contenido (la historia es de lo más simple, y cuando digo simple no quiero decir sencilla, quiero decir simple) siendo solo un pretexto para acompañar unas bellisimas ilustraciones de Rebeca Dautremer.
 La historia cuenta como un libro cae de la mochila de Marian, es recogido por una urraca, porque la portada del libro brilla, y ya sabemos que estos pájaros se pirran por todo lo brillante, y se lo lleva a su nido. Allí, debido al viento, se abre y los polluelos pueden contemplar la historia de Ícaro (casualidad), y gracias a lo que cuenta el libro hacen su primer vuelo. De ahí sale volando (los polluelos no, el libro) y va a chocar contra el globo de un amable señor que ve el nombre de la niña escrito en su interior, y decide buscarla. El viento, de nuevo, hace que el globo vaya hasta donde está la niña y el libro así regresa a las manos de su dueña. Lo dicho, de lo más simple. ¿Qué pretende esta historia si no es hacernos disfrutar de los preciosos dibujos?. Literatura (si se le puede llamar así) sometida al boom de la ilustración. Claro que, como siempre, es mi humilde opinión.
(Tit: El libro que vuela. Laury, P. Dautremer, R. Edelvives, 2011)

No hay comentarios:

Publicar un comentario