lunes, 8 de octubre de 2012

Octubre ilustrado (III)

Preciosa versión japonesa (lo que no significa que esté escrita por autores japoneses) de La Cenicienta, donde la varita mágica se sustituye por un no menos mágico abanico, y los zapatos de cristal por unos gera (calzado típico japonés) de nácar. Bien es cierto que aunque hay algunos cambios: el zapato lo pierde en una segunda fiesta a la que asiste, lo que se convierte en carroza no es una calabaza si no una col, el animalillo que tira del coche en lugar de ser un ratón, es un grillo, y el padre vive... lo que sinceramente no le sirve de mucho a la pobre chica.
Pero en definitiva el cuento habla de una muchachita bondadosa y trabajadora, de su madrastra y sus dos hijas, ambas tres insoportables, y de cómo conoce al amor de su vida, a su príncipe azul, en una fiesta (ya digo que en este caso acude a una segunda cita) en la que pierde un zapato que servirá después para encontrarla. Las ilustraciones preciosas, al más puro estilo oriental, llenas de delicadeza, elegancia y ternura. También ofrece esta versión la oportunidad de leer algunos haikus (poema breve tradicional japonés).

                                               "Reflejo de un amor perdido
                                                el agua gris de hastío
                                                llora el sol"


                                                "Cuando sobre la rama
                                                 del ciruelo
                                                 el ruiseñor saluda la nieve"

Una historia que, aunque bien conocida, es original por mostrarnos otra cultura, algunas palabras típicas, poesía, y bellas ilustraciones. ¿Qué más se puede pedir?.
(Tit: Flor de ceniza. Combier, A; Rourby, A. Zendrera Zariguey, 2008)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El abismo

"Una novela poderosa, aterradora y conmovedora que nos sumerge en el oscuro océano de la mente" Qué distinta a la anterior (El...