lunes, 3 de diciembre de 2012

Óscar tiene frío

"Los osos son tan grandes que les cabe mucho sueño en el cuerpo, por eso pueden dormir todo el invierno"

Y el oso de esta historia se llama Óscar, y duerme tranquilamente en una mullida cama con su muñeco de trapo, sin sospechar que el invierno ya ha pasado (no nos sucede lo mismo a nosotros, que a pesar de que aún no ha llegado hace un frío que pela, verdad????). Y, efectivamente, la primavera llega,y llega el momento de desperezarse, pero a pesar de que brilla el sol, él sigue teniendo un frío horrible (como me recuerda a mi misma, y estos días que estamos pasando jeje).

"Quizá andando consiga entrar en calor" - se dijo... y entonces caminó, caminó, caminó..... pero nada.

Y así fué como caminando se fué encontrando con otros animales que le fueron prestando su ayuda: la liebre le dejó una preciosa manta roja, la urraca le dió un buen trozo de chocolate, pues éste tiene muchas calorías, el zorro le fabricó una hoguera.... Nada, el frío no se le pasaba.
Hasta que se encontró con su amiga del alma, Milagros, a la que le contó lo que le sucedía.

"Ven aquí, en estos casos no hay nada mejor que un buen abrazo".

Y así fué, porque tras un fuerte abrazo (de oso claro!) no tardó en sentirse recuperado. Milagros sabía que el abrazo de un amigo es tan poderoso que cura todos los males.... Así que ya sabeís, siempre que podais, dar fuertes abrazos de oso a todas las personas que queraís. Además resulta ser el mejor remedio para las olas de frío polar.
(Tit: Óscar tiene frío. Alcántara, R. Alfaguara, 2006)

No hay comentarios:

Publicar un comentario