martes, 19 de marzo de 2013

Mi papá


Un papá que se comporta como un niño, y un niño que lo hace como un papá. El papá hace toooodo lo que los niños suelen hacer cuando llega la hora de ir a dormir...sencillamente, no quieren irse a la cama.

"- No, no, no, no quiero - Grita papá correteando por todas las habitaciones de la casa..."

Al papá le están leyendo un cuento, encima de las rodillas de su hijo (si, suena un poco extraño, pero...ya hemos dicho que era un papá haciendo de niño, y un niño haciendo de papá...ahhh! que no os habiais enterado...vale!). Pero uno le parece poco y...efectivamente, le pide otro más.

"Un papá que no quiere ir a dormir ¡es agotador!"

Y no sólo eso, además, aunque papá es muy grande y muy fuerte, le da un poco de miedo la oscuridad, y hay que dejar la luz del pasillo encendida para que logre dormir con tranquilidad...

Este es un cuento muy valioso porque hace que empaticen tanto padres como hijos. Que el adulto se meta en el pellejo del peque y logre, de algún modo, volver a esa etapa que hemos dejado atrás todos los adultos, y que acaba con la paciencia de más de un progenitor, pero es que niños...hemos sido todos alguna vez. Disfrutarán ambos con ese intercambio de papeles.

(Tit:Mi papá. Sando, C; DiGiacomo, K. Kókinos, 2012)


No hay comentarios:

Publicar un comentario