sábado, 20 de abril de 2013

En el corazón del bosque


De pequeña cuando las cosas no salían como yo quería, que solía ser muy a menudo, anunciaba que me iba de casa, mi madre, ya acostumbrada, me abría la puerta y yo, en zapatillas y a veces en pijama, me iba a la escalera a meditar primero, eso si, el rumbo que iban a tomar mis pies. Ni que decir tiene que nunca pasé del primer tramo de escaleras, vivíamos en un primer piso, así que mi aventura acababa pronto. A Noah, el protagonista de este libro, le sucede algo parecido... bueno a él le sucederán muchas más cosas porque el si se escapa ya que, al parecer, sus padres no le valoran lo suficiente:

"1. He leído catorce libros. 2. El año pasado gané la medalla de bronce en los 500 metros el día del deporte 3. Se cual es la capital de Portugal (Lisboa) 4. Soy el séptimo niño más listo de la clase 5. Mi ortografía es excelente".

Así que en ayunas y sin dinero comienza a andar, y andar, hasta llegar a un pueblo donde se encuentra una tienda de juguetes muy especial, una tienda de juguetes de madera. Tan especial que en su interior las marionetas se comportan como si tuvieran vida (¿acaso no la tienen?), pero también los animales, y los coches, los árboles que les rodean.... El dueño de la tienda, un amable anciano, le invita a comer e intenta ayudarle a encontrar el motivo de su fuga, y como Noah no parece querer dar muchas explicaciones sobre ello, es el anciano quien le cuenta su vida, una vida, por cierto muy curiosa que llevará al niño a tomar una decisión que le cambiará la vida...¿Se puede tomar una decisión tan importante cuando se es tan pequeño?. Lo cierto es que es lo más aconsejable, tomar decisiones importantes cuando te queda tooooda la vida por delante, ¿no os parece?.

Seguramente su lectura os recordará mucho, pero mucho, a esa historia clásica que todo el mundo conoce porque en algún momento de la infancia ha oído eso de:" Si mientes te crecerá la nariz como a ....". Por cierto, el autor es el mismo que el Niño del pijama de rayas, y en la misma tónica que éste, la sensibilidad corre a raudales, así que si tenéis un día tonto será un buen motivo para echarle la culpa de las lágrimas a su lectura.

(Tit: En el corazón del bosque. Boyne, J. Salamandra, 2010)


No hay comentarios:

Publicar un comentario

La noche de tus ojos

Ya os digo, desde este mismo momento, a los que os gustan las policíacas, que el asesino queda desvelado muy pronto, yo diría que demasia...