miércoles, 31 de julio de 2013

Sinsajo - En llamas

                                                                                                                                                                                            
Por fin! Lo conseguí!. Conseguí terminar de leer la trilogía completa, eso si, harta he acabado de sangre, muertos, hambre, heridas, guerras.... ¿Y esto se supone que es lectura para adolescentes?... no me extraña que tengan una visión tan pesimista de la vida, de los seres humanos, y de la sociedad en general. Pero bueno, yo a lo que voy, ¿Qué me han parecido como libros?... Pues.... son estupendos para filmar películas, si claro, es lo que están haciendo. Siguen teniendo un ritmo endiablado, acción, descripciones minuciosas de bombardeos, ataques, sentimientos encontrados, ira, rabia, excesos... (Todo deal para que Hollywood se forre a hacer películas taquilleras) ¿no estaría yo viendo un Telediario?...No, estaba leyendo, y cuanto más leía más ganas tenía de saber....¿Cómo demonios va a hacer que termine esto?.

En el primer libro encontramos una especie de tregua, por poco tiempo eso si. Los ganadores de los Juegos, Katniss y Peeta deben hacer su recorrido triunfal por los distritos para promocionar la tensa paz sostenida por el Capitolio. Continua su historia de amor, fingida frente a las cámaras, algo más consistente tras ellas. Pero lo que se van a encontrar son unos distritos en pie de guerra, y que han tomado a Katniss como su modelo, su heroína, su arma contra la opresión, será su líder sin ella saberlo, y esto provocará el miedo de los que mandan, y con ella su represalia: deberán volver, aunque no hubiera precedente de ello, a los Juegos, y entonces si, sólo podrá quedar uno. Esta vez la sangría (no precisamente nuestra famosa bebida veraniega) se desarrollará en una isla, muy peculiar, con unos instrumentos de tortura también peculiares, y.... después de unos cuantos muertos, heridas, bombazos y demás, Petta es hecho prisionero, y Katniss es rescatada en último extremo por los rebeldes, que no son otros que los ciudadanos del Distrito 13 que, al parecer, están sanos y salvos, con la ayuda silenciosa del Capitolio que sus motivos tiene para hacerlo.

En el segundo libro Katniss, convertida ya en emblema oficial de la revolución, convertida en el Sinsajo, lidera, muy a su pesar, las fuerzas que lograrán rescatar a Peeta (pobrecillo, lo que sufre este muchacho!, hasta le han lavado el cerebro y ahora odia a su gran amor...¿os lo podéis creer?... Y es que para hacer tres libros, y mantener la intriga hay que sacarse de la manga este tipo de recursos), derrocar al doctor Snow, acabar con la líder del Distrito 13 que, a su vez, quiere acabar con el Sinsajo para que no le haga sombra, y acabar para siempre con Los Juegos del Hambre. Es mucho acabar, si, a mi también me lo parece. Pero.... "acabar" con la sumisión significará dejar por el camino muchas vidas, significará cambios muy drásticos, y pérdidas que, en el caso de Katniss, son cargas muy pesadas de soportar.

El final, lejos de ser optimista, esperanzador, al menos a mi no me lo parece, es de lo más deprimente, y triste, porque aunque los dos protagonistas acaben juntos.... hay tanto sufrimiento en esos cuerpos y esas mentes.... Lectura adictiva, supongo que sucede lo mismo que con los realitys, la comida basura, o las patatas fritas, que va más allá de la calidad, que juega con ese ansia de escapar de la rutina, y la realidad, ofreciendo entretenimiento sin más, aunque sea...pasándolo fatal.

(Tit: En llamas. Sinsajo. Collins, S. Molino, 2013)


No hay comentarios:

Publicar un comentario