miércoles, 16 de octubre de 2013

Hipo canta


Hipo es un hipopótamo al que le gusta cantar, pero lo hace fatal, ¡el pobre!. Su voz es ronca, seca, desagradable, tanto que el resto de los animales está hasta los cuernos de escucharle, porque, ¡claro! él no se da cuenta y sigue cantando mientras se ocupa de que ningún cocodrilo destroce las plantas de la charca donde vive.

Harto de que nadie sepa apreciar su "melodiosa voz" decide ir en busca de un lugar mejor donde pueda cantar libre, sin que nadie le moleste, y parte, rumbo a lo desconocido, con una cobra como compañera de viaje. Si, fatal elección, porque ya sabemos lo traicioneras que son estas "bichas". Y efectivamente así sucede, la cobra le deja tirado en medio de la estepa, allí cantará a sus anchas y hará todos los gorgoritos que quiera, pero... no tiene agua, y un hipopótamo necesita el agua para sobrevivir. Hipo se va secando poco a poco, y ya no puede ni cantar.

Pero no todo está perdido, porque al igual que hay quien le ha traicionado, también hay quien le echa de menos, suponemos que a él no a sus canticos (jejeje). Bongo, un muchacho del poblado cercano a la charca donde vivía junto al resto de animales, decide ir a buscarle, y le encuentra asediado por un leopardo, cuyas intenciones no son, precisamente contratarle por su bonita voz....¡Quiere zampárselo, evidentemente!.

El niño engaña al leopardo para que le ayude a llevarlo hasta la charca, de esa manera se hidratará, ganará fuerzas y ya no habrá bicho viviente que pueda con él.

¿Conseguirán salvarlo? ¿Seguirá cantando tan mal? ¿Le contrataran en algún sitio para que...deje de cantar? ¿Cuál es la autentica solución para este hipopótamo cantor?.

Responderé tan solo a una de las preguntas, pero que tiene la clave del resto: su problema se soluciona con amor (está visto que como casi todo en este mundo). ¿Habrá alguna enamorada por ahí a la que no le importe su desagradable voz?, es más...¿Habrá alguna hipopótama a la que le guste como canta?......

(Tit: Hipo canta. Posadas, C. Ediciones SM, 1987)

No hay comentarios:

Publicar un comentario