sábado, 22 de marzo de 2014

Nanas fabulescas a 30 voces.


Y para celebrar la entrada de la primavera este pasado jueves, que mejor modo que un libro donde se le rinde homenaje de una forma tan lírica. La Naturaleza impregna toda la obra, con sus colores, sonidos, olores, lugares donde reposa la placidez del sueño infantil....humana o no. Porque cada pequeña planta o cada pequeño animalito duerme en su hábitat como si de un niño pequeño se tratara.
Una estructura sencilla, de metraje corto, estrofas simples, rima consonante, poemas que enseñan a los niños, ya no solo como viven cada uno de los animales, sino transmitiendo esto con la emoción del juego y el encanto de la poesía.

"Amapola eres
de los verdes campos
y la luna mece
tu sueño y tu tallo.
Amapola roja
amapola blanca
¡duérmete! cantando.
Las nubes se marchan"

"Con el azul
se duerme mi ballenita
y deja voces de agua
en las arenas de su cunita
¡Duérmete! hasta mañana,
que viene al aire
del mar con alas"
(Tit: Nanas fabulescas a 30 voces. Espinosa, M; Rosique, S. Ed. de la Torre, 2013)

No hay comentarios:

Publicar un comentario