domingo, 27 de julio de 2014

¿Quién quiere a un dragón?


Un delicioso librito para primeros lectores, ideal para leerles antes de acostarse. Una historia tierna, divertida, con muuuuchas preguntas, que ya sabemos a los peques lo que les gusta preguntar, y respuestas sencillas. Con situaciones divertidas y alguna situación que da miedo, un poquito, muy poquito.
A este texto ameno, sencillo y divertido, le acompañan unas ilustraciones en este mismo sentido, muy infantiles, sencillas, de colores pastel. Y además de todo esto cuenta con un final feliz.....

"¿Quién quiere a un dragón pequeñito, solitario y perdido en la noche?..... ¿Tal vez una bruja con sombrero? de pico?..... ¿O quizá un caballero audaz y valiente? ...... ¿Tal vez una bella princesa durmiente? .... ¿O un hada madrina?....

Debe haber alguien, en alguna parte, ¿no?..... ¿Qué pensáis?... yo creo que ea fácil, ¿no?.....yo misma le abrazaría, y le daría un buen achuchón, aunque.....pensándolo bien....¡igual me chamusca el pelo!.
(Tit: ¿Quién quiere a un dragón?. Mayhew, J; Gardiner, L. Blume, 2005)

miércoles, 23 de julio de 2014

La tarta de hadas

¡JAJAJAJAJAJA!....... ¿Me he vuelto loca?.....¿Por qué comienzo de esta manera, a carcajada limpia?.... Pues muy sencillo, porque es lo primero que hice cuando terminé de leer este divertidísimo álbum y, os lo prometo, me tiré un buen rato riendo, para asombro de la gente que había en la sala Infantil - Juvenil de la biblioteca a la que voy.
Os cuento, muy por encimita, porque hay que leerlo, ver las ilustraciones, de principio a fin, para disfrutarlo de verdad. Prohibido saltarse hojas, ni comenzar por el final, ni hojearlo....no. Para poder reír como una loca/o hay que llegar a su apoteósico y desternillante final, página por página. Así que voy a enumerar las situaciones, hasta donde pueda, porque no quiero desvelar nada..... ¿Vale?.... ¿Me seguís?..... Ok!.

1.- Un "niño" hambriento que grita: "¡Papá, tengo hambre!"
2.- Un "padre" que hornea una tarta muy especial
3.- Un "niño" no muy convencido de que "ESO" sea lo que su "padre" dice que es
4.- Unas hadas sin alas, unas babosas jugosas y crujientes...
5.- Una duda... ¿Dragones o sapos?
6.- Una promesa: ¿Si me la acabo toda me haces una demostración? ..... "Si insistes... ¡COME!
7.- Una dura decisión: "Atención....tres, dos, uno..... ¡Allá voy!....

¡JAJAJAJAJA!.....¡¡Por favor no os lo perdáis!!.... niños, mayores, niños acompañados, personas humanas y no humanas de 0-110 años....Bueno, también es verdad que todo el mundo no tiene el mismo sentido del humor, ¡claro!, pero creo que si lo hacéis como os he dicho: abrirlo, ir página por página, y llegar al final, SIN ADELANTARSE, hasta el más cardo borriquero echará, aunque solo sea, una sonrisa. Quizá yo tuviera el día tonto, que puede ser (tengo tantos), pero estoy convencida que merece la pena para pasar estos calores, y compartir risas con los peques.
(Tit: La tarta de hadas. Escoffier, M.; Di Giacomo, K. Kókinos, 2014)

domingo, 20 de julio de 2014

Querido Atticus


"A mi me ha venido la regla, he ido a un funeral, y mi padre está borracho en el sofá. ¿Cómo ha podido un verano que parecía tan prometedor cuando apareció, ponerse las zapatillas deportivas e irse corriendo?"

Las expectativas "normales" de una niña de doce años, que acaba de terminar el colegio y se dispone a tomar las vacaciones de verano, podrían ser recibir el primer beso, acabar el trabajo de literatura que le ha mandado su profesor favorito o conseguir que su padre le deje agujerearse las orejas para lucir unos preciosos pendientes que ha visto en un centro comercial. Esas podrían ser las expectativas veraniegas de alguien como Lisa, sin embargo su compañera de colegio y amiga, Sarah Nelson es diferente, porque tiene una familia diferente, una vida diferente que lo complica todo, o quizá es que la vida, a veces, es así, diferente.
Este es un libro magnífico, sinceramente me esperaba otra cosa, y sin embargo lejos de decepcionarme, muy al contrario, me ha sorprendido. Una historia que, a pesar de ser narrada por una niña de doce años, precisamente por las circunstancias que le tocan vivir, y por sus características personales, muy inteligente y más madura de lo que cabe, te engancha.
A ratos tierna, y en otros momentos dura, tremendamente realista, pero romántica y soñadora, es una conjugación perfecta de nobleza, honestidad y madurez. Un proceso, éste de madurar, que no sabe de aplazamientos cuando las circunstancias te empujan a ello: una madre internada en un psiquiátrico, un padre borracho, un hermano gemelo muerto. Una vida de huidas hacia ninguna parte porque los problemas, ella bien lo sabe, te siguen donde quiera que vayas. Una vida de soledad e incertidumbre que comparte con Planta, escribiendo en sus diarios, y coleccionado palabras nuevas que aprende consultando en un diccionario. Palabras como disoluto, fútil, sigiloso, palpable o sublime. Palabras que no son muy habituales en el vocabulario de una niña de doce años.Y es que esta Sarah Nelson ha aprendido mucho en poco tiempo, y este verano que comienza le enseñará aún mucho más.Supongo que el hecho de que Matar a un ruiseñor de Harper Lee sea su libro favorito ya dice mucho de ella. La carta que le escribe a su madre antes de ir a visitarla al hospital, casi al final del libro, es maravillosa, no os extrañéis si derramáis unas cuantas lágrimas... yo lo hice.
El comentario que aparece en la contraportada, ya sabéis, el que te cuenta un poco de que va el libro, no le hace ningún favor.... "En lugar del típico verano aburrido de Sarah Nelson, éste verano podría resultar...un verano extraordinario." se queda muy corto. Muy recomendable lectura. Dicen que cuando un libro es bueno no importa en realidad si se trata de literatura infantil o juvenil, ¿no?, pues aquí tenéis un ejemplo. No dejéis de leerlo, por favor, a mi me ha emocionado, y eso que al principio no estaba muy convencida.... una agradable sorpresa, sin duda.
(Tit: Querido Atticus . Harrington, K. RBA, 2014)


sábado, 12 de julio de 2014

La pequeña Ana


¿Por qué siento debilidad por los autores japoneses? Porque hacen cosas tan simples y maravillosas como esta, y me refiero tanto el texto como a las ilustraciones.

Una noche, una niña que no puede dormir. Una visita al cuarto de baño para hacer pipí. Un vistazo a la habitación de sus padres, que duermen. Una visita a la nevera. Un poco de leche para su gato, unas cuantas cerezas para ella. Total oscuridad, pero hay luna llena, y eso le hace compañía. La noche continua, sigue sin sueño y algo hay que hacer. Una caja de música, un cuaderno y unos lapices de colores. Ha decidido jugar encima de la cama, mientras su hermana duerme. Ella ríe con ganas porque solo ella está despierta, va a jugar con esos juguetes y su hermana ni se va a enterar. Un ruido extraño. Se acerca a la ventana y tras ella encuentra una paloma. Comienza a amanecer, y ahora si, el sueño le viene de golpe, y la encuentra a los pies de la cama de su hermana, hecha un ovillo. Niña y gato duermen juntos tras compartir una noche de aventuras.

Maravilloso. Si tuviera un/a hijo/a  no me cansaría de leerle esta historia, y hacerle mirar sus preciosas ilustraciones.



Las gafas de ver



Una tierna historia que cuenta, con sencillez, como a veces las personas (adultos o niños, en este caso un niño) necesitamos gafas para ver lo que es realmente importante, y solemos tener... justo al ladito.
Carlitos, que un día llegará a convertirse en Carlos, bebe los vientos por Inés, y sólo tiene un deseo: que ésta se fije en él, lo cual no sucede nunca, pero nunca, nunca, haga lo que haga. ¿Sería un problema de visión?...Ummmmm quien sabe. Así que el día que Inés anunció que le iban a poner gafas de ver, Carlitos pensó emocionado.

- ¡Bien! ¡Ahora me verá!

Pero.... tampoco, eso tampoco funcionó. ¿Qué hacer? ¿A ver si iba a resultar que el que necesitaba gafas de ver era él? Entonces comenzó a rebuscar por casa: cajas, cajones, cajoneras. Probó con las gafas de su madre, las de culo de vaso de su abuela, las de sol de su hermano, las 3D de su padre, incluso las de Rayos x que desnudaban a la gente. Hasta que consiguió una gafas para él solo, a su medida. Y decidido se fue al colegio, con sus gafas de ver nuevas.... ¿Y que sucedió?

"Cuando apareció Inés se empinó tanto que se sintió alto" "Y entonces oyó.... ¡Hola Carlitos!"

¿Sería Inés? ¿Habría conseguido por fin llamar su atención?.......
...... ¿No pretenderéis que os desvele el final, nooooooo?......

(Tit: Las gafas de ver. Mazo, M del; Guridi. La Tragantina, 2013)

jueves, 3 de julio de 2014

¡Shhh! Tenemos un plan


¿A que tienen caras de sospechosos? ¿Os fiaríais de ellos siquiera un poquito? .....Ummmmm...... Ya me imaginaba yo cual seria la respuesta. ¿Y si os digo que son unos tipos de lo más inocente y majos... aunque en realidad traten de cazar a un tierno pajarito?....Aún menos, ¿verdad?... ya, me lo temía.
Pues lo cierto es que lo son, son unos tipos, sobre todo el más bajito, de lo más tierno, un poco bobos también, y de ahí que su historia sea desternillante.

Alguna vez he leído que para conseguir que un pájaro coma en tu mano debes dejarle libre, al igual que con las personas, cuando quieras que alguien permanezca a tu lado, solo tienes que dejarle la puerta abierta, que se sienta libre de hacer, entrar, y vivir como quiera. Al fin y al cabo pájaros, ardillas, lechuzas, armadillos y hombres somos animales a los que nos encanta la libertad, y si nos la arrebatan o tratan de hacerlo....

Tenéis que leer esta historia, o mirar esta historia sería más preciso, porque se que os va a encantar. Es muy divertida. Ya sólo merece la pena seguir los pasos de estos personajes tan carismáticos y, eso si, poco habladores, será que lo expresan todo con esos enormes ojazos negros, ¿no?.

Como siempre que me entusiasma un libro, y puedo, os dejo unas cuantas ilustraciones para que las disfrutéis.