sábado, 12 de julio de 2014

Las gafas de ver



Una tierna historia que cuenta, con sencillez, como a veces las personas (adultos o niños, en este caso un niño) necesitamos gafas para ver lo que es realmente importante, y solemos tener... justo al ladito.
Carlitos, que un día llegará a convertirse en Carlos, bebe los vientos por Inés, y sólo tiene un deseo: que ésta se fije en él, lo cual no sucede nunca, pero nunca, nunca, haga lo que haga. ¿Sería un problema de visión?...Ummmmm quien sabe. Así que el día que Inés anunció que le iban a poner gafas de ver, Carlitos pensó emocionado.

- ¡Bien! ¡Ahora me verá!

Pero.... tampoco, eso tampoco funcionó. ¿Qué hacer? ¿A ver si iba a resultar que el que necesitaba gafas de ver era él? Entonces comenzó a rebuscar por casa: cajas, cajones, cajoneras. Probó con las gafas de su madre, las de culo de vaso de su abuela, las de sol de su hermano, las 3D de su padre, incluso las de Rayos x que desnudaban a la gente. Hasta que consiguió una gafas para él solo, a su medida. Y decidido se fue al colegio, con sus gafas de ver nuevas.... ¿Y que sucedió?

"Cuando apareció Inés se empinó tanto que se sintió alto" "Y entonces oyó.... ¡Hola Carlitos!"

¿Sería Inés? ¿Habría conseguido por fin llamar su atención?.......
...... ¿No pretenderéis que os desvele el final, nooooooo?......

(Tit: Las gafas de ver. Mazo, M del; Guridi. La Tragantina, 2013)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pinocho antes de Pinocho

Maravilloso y original. Una forma diferente (muy diferente) de contar la historia, o mejor dicho el origen, de Pinocho, porque éste...