jueves, 3 de julio de 2014

¡Shhh! Tenemos un plan


¿A que tienen caras de sospechosos? ¿Os fiaríais de ellos siquiera un poquito? .....Ummmmm...... Ya me imaginaba yo cual seria la respuesta. ¿Y si os digo que son unos tipos de lo más inocente y majos... aunque en realidad traten de cazar a un tierno pajarito?....Aún menos, ¿verdad?... ya, me lo temía.
Pues lo cierto es que lo son, son unos tipos, sobre todo el más bajito, de lo más tierno, un poco bobos también, y de ahí que su historia sea desternillante.

Alguna vez he leído que para conseguir que un pájaro coma en tu mano debes dejarle libre, al igual que con las personas, cuando quieras que alguien permanezca a tu lado, solo tienes que dejarle la puerta abierta, que se sienta libre de hacer, entrar, y vivir como quiera. Al fin y al cabo pájaros, ardillas, lechuzas, armadillos y hombres somos animales a los que nos encanta la libertad, y si nos la arrebatan o tratan de hacerlo....

Tenéis que leer esta historia, o mirar esta historia sería más preciso, porque se que os va a encantar. Es muy divertida. Ya sólo merece la pena seguir los pasos de estos personajes tan carismáticos y, eso si, poco habladores, será que lo expresan todo con esos enormes ojazos negros, ¿no?.

Como siempre que me entusiasma un libro, y puedo, os dejo unas cuantas ilustraciones para que las disfrutéis.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Las marcas de la muerte

Ya os digo de antemano que esta historia no tiene final, al menos en este libro. Siendo Veronica Roth, autora de la saga Divergente, no p...