lunes, 29 de septiembre de 2014

Las aventuras de la bruja Fritanga


Al parecer los magos pueden dividirse en dos categorías, a saber: magos superiores y magos inferiores. Y dentro de estos últimos hay subcategorías, subsubcategorías, subsubsubcategorías, subsubsub... Bueno, hay muchas.

Los protagonistas de este libro, la bruja Fritanga y el mago Renglog pertenecen a la segunda división de los magos, a una de esas subsub que ya hemos dicho. ¿Y que sucede cuando eres de una subcategoría y cometes una equivocación muy, muy, pero que muy gorda? Pues que tienes que pedir ayuda a los otros magos de más categoría. Y eso es precisamente los que sucede en esta historia. La bruja Fritanga tiene que ayudar a su amigo Renglong porque éste tiene un enorme problema...en realidad son dos: está enamorado de la acróbata Zaqeu Zara, que no le hace ni caso; y se ha convertido en un gigante por utilizar un conjuro del famoso libro oscuro Metamorphos, que como todo el mundo sabrá sólo pueden utilizar los magos superiores. En fin un desastre.

Así que Fritanga se pone en camino en busca de ayuda, en busca de un mago superior que le diga como revertir el conjuro. Es decir, tiene que pedir ayuda a magos más competentes que este incompetente Renglong (no me extraña que a la acróbata no le guste). Pero no le resulta tan sencillo. Sfarragado, Miriogli, Gago, Zambulza.... éste último, casualmente, conoció al mago que escribió el libro, Absalum, pero ni por esas. Ninguno de los magos consultados parece saber la solución. En lo que si coinciden todos es que "los conjuros del Matamorphos no tienen solución" ¿Será verdad?


 

(Tit: Las aventuras de la bruja Fritanga. López Dominguez, X. Edelvives, 2014)

jueves, 25 de septiembre de 2014

Los libros de A



" Erase una vez dos hermanos, un oso, un árbol maravilloso y un niño hecho de yogur..."

En la solapa del libro ya te lo advierten: Esto no es un libro. Es todo un mundo. Mucha razón hay en ello. Una maravillosa historia, ¿o debo decir historias?, porque es cierto que los protagonistas son dos niños, un niño y una niña, Tavo y Maya (diminutivos de Gustavo y Amaya), y un abuelo que vive en una buhardilla rodeado de libros y objetos peculiares. Pero a ellos se unen otros muchos y variados personajes en el discurrir de las estaciones, que ya el argumento se encarga de hacerte partícipe de la vida del bosque, de sus animales, de la Vida de la Naturaleza. Y en eso me recuerda mucho a un maravilloso clásico El viento en los sauces (Grahame, K.) también reseñado en este blog.

Personajes que viven en su propio mundo ¿es un mundo real? ¿es el mundo en el que viven el abuelo y los niños, junto a sus padres?. Pero, de ser así... ¿ese mundo donde está?.

El abuelo les ha dado a los niños una llave, y es esa llave la que abre el mundo del Abuelo Roble. Es aquí donde conocerán al Niño Yogur y la Niña Vainilla, el samurai cellista Miyamoto-Yoyo, la señorita Dickinson (Emily), Ahab el cazador de dragones, los osos Humbertus y Martín, Petibertus, el pequeño dragón Micou, el flautista Quantz, el pequeño Gilgamesh, la Vieja Adivinanzas.... 




Si, muchos, muchos, muchos personajes. Algunos recreados en los mitos, otros hijos de la imaginación más desbordante. Las historias de unos se entretejen con las de los otros, y el destino, al final, quiere que sean todos ellos los que luchen codo con codo por no sucumbir ante el mayor de los peligros para el mundo, su mundo, el nuestro: la desidia, la pereza, la falta de imaginación, el olvido.
Tres libros que en realidad son uno, maravilloso, algo extenso quizá, pero apasionante. Referencias constantes a la música, a la literatura, a la importancia de saber y contar cuentos, a la imaginación. Incursiones en la botánica y la zoología (¡¡¡la cantidad de bichos por página que puede haber!!!!), pero también en la gastronomía, la historia... ¿Hay algo de lo que no hable este libro?. Si lo hay, sinceramente, no nos debe interesar, porque las auténticas lecciones de la Vida si están, y eso es lo más importante.



Una delicia de lectura, una delicia de libro, en la más amplia extensión de la palabra porque el libro físico también es agradable de tener entre las manos: su tamaño, su forma cuadrada, el papel elegido, sus maravillosas ilustraciones... Es un ejemplar para comprar y tener en casa como una joya, como lo que es. Os aproveche su lectura y si os parece extenso y gordote, recordar: "Una lechuga necesita unas semanas para crecer, un roble años". ¡Vamos, que tengáis paciencia! Jejejeje....

(Tit: Los libros de A. Badal, J.L. Ilustraciones: Celej, Z. La Galera, 2014)


domingo, 14 de septiembre de 2014

Mimi


Venía precedido, este libro, por una doble recomendación, la de Clara, profesional del ámbito LIJ (dueña de la librería La Mar de Letras), y por otro lado la de la propia biblioteca,de donde lo he sacado, que lo tiene marcado como lectura recomendada del año pasado. ¿Merece la pena tanta recomendación?.....pos si, así de simple.

Mimi es una niña, que ha perdido recientemente a su madre. En concreto 149 días han pasado desde que murió, ella los lleva bien contados. Y da igual que Mimi sea adoptada, y que sus rasgos sean orientales y viva en Irlanda, o que.... todo eso da igual porque lo importante es que ella, una niña pequeña ha perdido a su madre, y esa pérdida es inmensa, seas adoptada, hija natural, china, negra, o de Sirio (para quien no lo sepa, Sirio es la estrella que más brilla en el firmamento por las noches, y hasta estos momentos no hay indicio de vida allí, pero...nunca se sabe).

"Esta mañana no quería ir al colegio. Sólo quería quedarme en la cama inventando conversaciones con Socky. Y quería volver a leer el diario de Sally cuando se marchara. A papá no le hubiera importado que me quedara en casa..., probablemente ni siquiera lo habría notado"

La pérdida ha dejado conmocionada a toda la familia, lógicamente. Su hermana Sally, que guarda un terrible secreto (y ella bien lo sabe por su diario) viste de negro, para hacer juego con su estado de ánimo, se lleva a matar con su padre con el que discute constantemente; Conor, su hermano mayor, se pasa el tiempo encerrado en su habitación aporreando la batería, para desgracia de sus vecinos que ya no lo soportan más; y su padre se sienta diariamente en un sofá frente al televisor apagado, y ha dejado abandonados a sus tres hijos, a los que da de cenar una noche si, otra también, pizza quemada, aunque preferible a sus escasas incursiones en el mundo gastronómico:

"La cena fue un asunto triste y silencioso. Papá había hecho una especie de bazofia. Se suponía que era un estofado, y para poder comértelo tendrías que estar muerto de hambre. O tener mucho miedo de que tu padre te matase si no te lo comías.A mi me pasaban las dos cosas. Así que conseguí comérmelo."

A pesar de la tristeza que inunda la historia, la desesperación y la impotencia, el autor consigue arrancarte algunas sonrisas. Es un libro tierno, muy bien escrito (una narración en primera persona muy natural, sencilla y divertida) que comienza de manera trágica, Mimi cuenta los días que han pasado desde el fallecimiento de su madre, pero que a medida que pasan los capítulos, y una serie de acontecimientos que no voy a desvelar, la cuenta atrás cambia radicalmente pues, en pocos días una de sus tías se casa, y hay que prepararlo todo.

Muy buena lectura para abordar emociones, para hablar del tema de la muerte de un ser querido, de la madre, de la importancia y los cambios que esa pérdida suponen en una casa, y como se puede ir superando, con ayuda de familiares, amigos, mascotas.... Muy útil, y con un final esperanzador.

"... le dije a la foto de mamá que había sido el mejor de los días, le di las buenas noches, le deseé que durmiera bien y de alguna manera sentí que ella estaba allí conmigo"

(Tit: Mimi. Newman, J. Siruela, 2013)



domingo, 7 de septiembre de 2014

A lo bestia


Poesía, humor, ternura, para explicar situaciones, momentos, sentimientos, describir personas, y fabricar conjuros que hagan las horas de clase más entretenidas. El libro tiene de todo, y a todos incluye: los abuelos canguro, las vecinas pesadas (muy, muy pesadas), las depredadoras (¿también las hay?...pos si, parece ser que si), los ataques de risa incontrolables, los viajes que no se terminan nunca (¿Y cuanto queda? ¿y queda mucho? ¿y cuando llegamos? ¿Papáaaaa cuanto queda?....), descripciones de animales imposibles (¿Existen las oviejas?... ¿y las miedusas?.... a lo mejor no son tan imposibles, ¿no?) y también esos momentos en que se tienen unas enormes ganas de llorar..... De todo, ya digo.

"Raíces cuadradas
restas y sumas
un ojo de gato
y una aceituna.
Patitas de gamba
fracciones y ratas
culebra al cuadrado
y media patata
Divido por cero
te resto con saña
cuando entres en clase
serás una araña"

Ten cuidado no te piquen
aunque es poco probable
las miedusas siempre huyen
porque son unas cobardes (Miedusa)

Un animal muy extraño
con carita de ratón
no viven en madriguera
prefieren un pantalón (Cint-Hurón)

Son una especie de abuelas
que viven en los sofás
tejen los cuentos de lana
que luego te contarán (Oviejas)

(Tit: A lo bestia. Benegas, M: Guridi. Litera, 2014)


El museo




"Durante una visita a una exposición de arte uno de mis hijos estaba observando un bodegón de frutas, y de repente le entró un hambre voraz. Con la intención de distraerle de los ruidos que le hacía el estómago empecé a crear una poesía acerca de los sentimientos que nos inspiraban las diferentes obras de arte que teníamos a nuestro alrededor. Así nació la idea para El museo. Espero que este libro haga que los niños se interesen por lo que les hace sentir el arte y encienda su deseo de expresarse mediante su propia creatividad" Susan Verde

Cada cuadro, cada pintor, cada obra resulta una inspiración si se deja volar la imaginación. Degás... ¿Qué niña no ha soñado con ser bailarina?.Van Gogh....brillante, deslumbrante, todo gira y gira y gira...¡Uf que cansancio!. Aquí una obra que contagia tristeza; allí otra que nos abre el apetito (¡vaya, esos melocotones parecen de verdad!); esa otra de allí nos hace querer correr como locos y no parar; aquella en cambio nos invita a reposar, a tumbarnos, a columpiarnos (El columpio de Fragonard); de pronto todo es espantoso, ¡que miedo! (El grito de Munch); y sin embargo ahora no podemos contener un ataque de risa (Miró, Kandinsky...) Y.... ¿un lienzo en blanco?..... seguramente, como adulto, pensaría que me están tomando el pelo.... ¿Y un niño?...para un niño es la posibilidad de imaginar, de pensar, y de crear cosas maravillosas: ¡ES UN CUADRO POR PINTAR!.

Es este, el mundo del museo, un mundo de emociones, de creatividad, de posibilidades. Un mundo que espera a que cada niño lo vea, lo sienta, y lo viva de un  modo diferente.

"Esta visita ha sido genial. Me siento asustada, alocada, enojada, jovial" ¡Ojalá!

"Ha sido muy divertido hacer mis versiones de obras de arte famosas, y de paso crear algunas propias. Espero que el espíritu de este libro te anime a visitar algún museo, a montar tu propia galería de arte, o sencillamente a saborear las emociones que hacen de la vida un viaje enriquecedor"  Peter H. Reynolds
(Tit: El museo. Verde, S; Reynolds, P. RBA, 2013)



La noche de tus ojos

Ya os digo, desde este mismo momento, a los que os gustan las policíacas, que el asesino queda desvelado muy pronto, yo diría que demasia...