lunes, 29 de septiembre de 2014

Las aventuras de la bruja Fritanga


Al parecer los magos pueden dividirse en dos categorías, a saber: magos superiores y magos inferiores. Y dentro de estos últimos hay subcategorías, subsubcategorías, subsubsubcategorías, subsubsub... Bueno, hay muchas.

Los protagonistas de este libro, la bruja Fritanga y el mago Renglog pertenecen a la segunda división de los magos, a una de esas subsub que ya hemos dicho. ¿Y que sucede cuando eres de una subcategoría y cometes una equivocación muy, muy, pero que muy gorda? Pues que tienes que pedir ayuda a los otros magos de más categoría. Y eso es precisamente los que sucede en esta historia. La bruja Fritanga tiene que ayudar a su amigo Renglong porque éste tiene un enorme problema...en realidad son dos: está enamorado de la acróbata Zaqeu Zara, que no le hace ni caso; y se ha convertido en un gigante por utilizar un conjuro del famoso libro oscuro Metamorphos, que como todo el mundo sabrá sólo pueden utilizar los magos superiores. En fin un desastre.

Así que Fritanga se pone en camino en busca de ayuda, en busca de un mago superior que le diga como revertir el conjuro. Es decir, tiene que pedir ayuda a magos más competentes que este incompetente Renglong (no me extraña que a la acróbata no le guste). Pero no le resulta tan sencillo. Sfarragado, Miriogli, Gago, Zambulza.... éste último, casualmente, conoció al mago que escribió el libro, Absalum, pero ni por esas. Ninguno de los magos consultados parece saber la solución. En lo que si coinciden todos es que "los conjuros del Matamorphos no tienen solución" ¿Será verdad?


 

(Tit: Las aventuras de la bruja Fritanga. López Dominguez, X. Edelvives, 2014)

No hay comentarios:

Publicar un comentario