domingo, 14 de septiembre de 2014

Mimi


Venía precedido, este libro, por una doble recomendación, la de Clara, profesional del ámbito LIJ (dueña de la librería La Mar de Letras), y por otro lado la de la propia biblioteca,de donde lo he sacado, que lo tiene marcado como lectura recomendada del año pasado. ¿Merece la pena tanta recomendación?.....pos si, así de simple.

Mimi es una niña, que ha perdido recientemente a su madre. En concreto 149 días han pasado desde que murió, ella los lleva bien contados. Y da igual que Mimi sea adoptada, y que sus rasgos sean orientales y viva en Irlanda, o que.... todo eso da igual porque lo importante es que ella, una niña pequeña ha perdido a su madre, y esa pérdida es inmensa, seas adoptada, hija natural, china, negra, o de Sirio (para quien no lo sepa, Sirio es la estrella que más brilla en el firmamento por las noches, y hasta estos momentos no hay indicio de vida allí, pero...nunca se sabe).

"Esta mañana no quería ir al colegio. Sólo quería quedarme en la cama inventando conversaciones con Socky. Y quería volver a leer el diario de Sally cuando se marchara. A papá no le hubiera importado que me quedara en casa..., probablemente ni siquiera lo habría notado"

La pérdida ha dejado conmocionada a toda la familia, lógicamente. Su hermana Sally, que guarda un terrible secreto (y ella bien lo sabe por su diario) viste de negro, para hacer juego con su estado de ánimo, se lleva a matar con su padre con el que discute constantemente; Conor, su hermano mayor, se pasa el tiempo encerrado en su habitación aporreando la batería, para desgracia de sus vecinos que ya no lo soportan más; y su padre se sienta diariamente en un sofá frente al televisor apagado, y ha dejado abandonados a sus tres hijos, a los que da de cenar una noche si, otra también, pizza quemada, aunque preferible a sus escasas incursiones en el mundo gastronómico:

"La cena fue un asunto triste y silencioso. Papá había hecho una especie de bazofia. Se suponía que era un estofado, y para poder comértelo tendrías que estar muerto de hambre. O tener mucho miedo de que tu padre te matase si no te lo comías.A mi me pasaban las dos cosas. Así que conseguí comérmelo."

A pesar de la tristeza que inunda la historia, la desesperación y la impotencia, el autor consigue arrancarte algunas sonrisas. Es un libro tierno, muy bien escrito (una narración en primera persona muy natural, sencilla y divertida) que comienza de manera trágica, Mimi cuenta los días que han pasado desde el fallecimiento de su madre, pero que a medida que pasan los capítulos, y una serie de acontecimientos que no voy a desvelar, la cuenta atrás cambia radicalmente pues, en pocos días una de sus tías se casa, y hay que prepararlo todo.

Muy buena lectura para abordar emociones, para hablar del tema de la muerte de un ser querido, de la madre, de la importancia y los cambios que esa pérdida suponen en una casa, y como se puede ir superando, con ayuda de familiares, amigos, mascotas.... Muy útil, y con un final esperanzador.

"... le dije a la foto de mamá que había sido el mejor de los días, le di las buenas noches, le deseé que durmiera bien y de alguna manera sentí que ella estaba allí conmigo"

(Tit: Mimi. Newman, J. Siruela, 2013)



No hay comentarios:

Publicar un comentario

La noche de tus ojos

Ya os digo, desde este mismo momento, a los que os gustan las policíacas, que el asesino queda desvelado muy pronto, yo diría que demasia...