sábado, 21 de febrero de 2015

Nieve


Un copo de nieve cae. Es hora de hibernar para muchos animales. Un conejito blanco es testigo de que todos y cada uno de los habitantes del bosque, comienzan a recogerse en sus hogares. Ranas, ardillas, osos... Sigue nevando, ahora con mucha más fuerza. El conejito sigue sólo, observando. Copos de nieve revolotean, ligeros, redondos, blancos. Las páginas, en las que dominaba el color rojo, se van tiñendo de blanco. Invierno. Invierno en el bosque. Invierno también en el cuento.

"La tierra pone su manto blanco y se duerme dulcemente"

El pobre conejito sigue sólo. Quizá se haya perdido. Una lágrima le escurre por su pequeño hocico. Todo está ya completamente blanco.

"Mi pequeño, mi pequeñín, te estaba buscando"

Su madre aparece para llevarlo con ella. Es hora de irse a dormir. Dormir hasta la primavera en la que todos, de nuevo, volverán.




La última pagina es absolutamente, totalmente, blanca. Salvo unas pequeñas huellas de conejo que se aciertan a ver.....

Sencillo, encantador, tierno, original en su tratamiento del color, con el que lo explica todo. No quiero ponerme pesada pero.... ¿cómo no voy a estar enamorada de los autores japoneses?  Nunca me decepcionan, nunca...hasta ahora, vale. Simplemente precioso. No os lo podéis perder, ¡Por favor!

(Tit:Nieve. Kaori Tajima. Tramuntana, 2014)

No hay comentarios:

Publicar un comentario