miércoles, 24 de junio de 2015

El libro de Nebal


Os he de confesar que a mi me encanta el ajonjolí, pero lo que yo no podía sospechar es que existiera un diamante con ese nombre que significa "diamante de la alegría". Claro está que desde el momento que he leído este cuento, le doy aún más mérito a esta valiosa semilla... bueno, diamante....claro, que no es lo mismo.....¿Me lío mucho verdad? Jejejeje.....Si, lo sé, así que paso a contar de que va esta nueva historia que aquí os traigo.

El reino del zar Iván está lleno de todo tipo de riquezas, pero sus habitantes no pueden disfrutarlas porque no existe la alegría. Cierto día, el príncipe heredero, un niño de 11 años llamado Alexander, se entera leyendo El libro de Nebal que en el Bosque de las Gemas se halla el diamante de ajonjolí, que significa «diamante de la alegría». A pesar de que todos afirman que se trata de un bosque de fantasía, Alexander parte en busca del diamante, internándose así en una región donde se mezclan, a partes iguales, el sueño y la realidad. - See more at: http://www.canallector.com/7604/El_libro_de_Nebal#sthash.55laMvjl.dpuf
El reino del zar Iván está lleno de todo tipo de riquezas, pero sus habitantes no pueden disfrutarlas porque no existe la alegría. Cierto día, el príncipe heredero, un niño de 11 años llamado Alexander, se entera leyendo El libro de Nebal que en el Bosque de las Gemas se halla el diamante de ajonjolí, que significa «diamante de la alegría». A pesar de que todos afirman que se trata de un bosque de fantasía, Alexander parte en busca del diamante, internándose así en una región donde se mezclan, a partes iguales, el sueño y la realidad. - See more at: http://www.canallector.com/7604/El_libro_de_Nebal#sthash.55laMvjl.dpuf
El reino del zar Iván está lleno de todo tipo de riquezas, pero sus habitantes no pueden disfrutarlas porque no existe la alegría. Cierto día, el príncipe heredero, un niño de 11 años llamado Alexander, se entera leyendo El libro de Nebal que en el Bosque de las Gemas se halla el diamante de ajonjolí, que significa «diamante de la alegría». A pesar de que todos afirman que se trata de un bosque de fantasía, Alexander parte en busca del diamante, internándose así en una región donde se mezclan, a partes iguales, el sueño y la realidad.
- See more at: http://www.canallector.com/7604/El_libro_de_Nebal#sthash.55laMvjl.dpufEl


La historia no es nueva. Un reino, el reino del zar Iván, donde tienen multitud de riquezas, de todas las que podamos imaginar.... y muuuuuuuchas más, PERO.... pero la gente no es feliz, es más, la gente, ni siquiera los niños, sonríe. ¿Terrible, no?
Hasta que un buen día Alexander, el príncipe heredero, topa casualmente, ya sabéis amigos de este blog que las casualidades no existen, y que todo siempre tiene un buen motivo para que suceda, topa, os iba diciendo, con un libro, El libro de Nebal, que así se llama uno de los sabios, más sabios, del reino de su padre. En este libro se habla del Bosque de las Gemas, donde existe un diamante muy especial, el diamante de ajonjolí....



"El diamante de ajonjolí, pensó Alexander, y repitió ajonjolí varias veces. Algo en esa palabra le llamaba la atención, pero no sabía qué. Al fin se encogió de hombros y comenzó a leer"

Al príncipe le pasa lo que a mí, que además de gustarme la semilla, como ya os he dicho antes, me resulta curiosa la palabra...curiosa y difícil de pronunciar, siempre se me traba la lengua.....

El joven príncipe descubre un paraíso de ríos, arbustos, árboles y vegetales de piedras preciosas, de hadas y duendes, pero también de brujos y magos. Unos brujos feos, siempre amargados que quieren contagiar la tristeza al bosque y sus habitantes, aunque nunca lo conseguían..... ¡AHÍ ESTABA LA SOLUCIÓN!

"¡Padre, madre, maestro Nebal, lo encontré, encontré lo que estábamos buscando!"

Ni que decir tiene que nadie le toma en serio, porque es un niño, porque habla de un cuento, de un paraíso de hadas y magos.... ¡Bah! los adultos como siempre.... Pero como Alexander es un niño y no cree en los imposibles, ni en los sueños que no se cumplen, ni... y además así desobedece a sus padres, como todo niño que se precie, decide partir en busca de ese bosque de las gemas, y de ese diamante que él, está convencido, le devolverá la sonrisa a su pueblo.


"-Sólo es un cuento, hijo, nada más que una fábula - la zarina Helena le tomó las manos y le acarició."


Al comienzo es sólo un sueño, una llamada, la puerta de entrada a un reino maravilloso, totalmente real, donde el triste mago Azabache y sus emisarios, Melón y Turrón, querrán acabar con él, pero sobre todo con sus ilusiones. Pero donde también contará con la inestimable ayuda de las hadas de colores, unos regalos inesperados que ya en el reino de Mada le harán mucha falta.



¿Creéis vosotros que todo es un cuento?¿Conseguirá Alexander el diamante de ajonjolí?  ¿Conseguirá el reino del zar Iván volver a sonreír?
Lo que está muy claro es que después de leer este cuento, sabréis que el ajonjolí es algo más que esas semillas que tiene encima el pan de las hamburguesas.... ¡Siiiiiii!...en efecto, eso es ajonjolí. ¡Buen provecho!.... Quiero decir.... ¡Que disfrutéis la lectura! Jejejeje.....

(Tit: El libro de Nebal.  Del Bosque, C. Ilustraciones Sara Ruano. Everest, 2006)


El reino del zar Iván está lleno de todo tipo de riquezas, pero sus habitantes no pueden disfrutarlas porque no existe la alegría. Cierto día, el príncipe heredero, un niño de 11 años llamado Alexander, se entera leyendo El libro de Nebal que en el Bosque de las Gemas se halla el diamante de ajonjolí, que significa «diamante de la alegría». A pesar de que todos afirman que se trata de un bosque de fantasía, Alexander parte en busca del diamante, internándose así en una región donde se mezclan, a partes iguales, el sueño y la realidad. - See more at: http://www.canallector.com/7604/El_libro_de_Nebal#sthash.55laMvjl.dpuf

1 comentario:

  1. Hola,
    Soy Carmen del Bosque, y te agradezco infinito este comentario.

    ResponderEliminar