domingo, 22 de noviembre de 2015

El rey Arturo cabalga de nuevo, más o menos


El tiempo pasa, de eso no cabe la menor duda, y pasa para todo el mundo, incluídos los reyes, incluído Arturo. Si, el gran rey Arturo, el de la mesa redonda y sus caballeros, el de la espada Excalibur, el de... Bueno, ya sabéis a quién me refiero, ¿no? 250 años le contemplan y, aunque para la edad que tiene está hecho un chaval, él prefiere continuar repanchingado en su sillón, con las zapatillas de paño a sus pies junto a la chimenea encendida (No, no es nada tonto este rey como podeís comprobar)

" - ¡Por las barbas de Neptuno! ¿Ante qué tipo de prodigio me encuentro? ¿Qué criatura es esta que continúa ardiendo sin madero alguno?"

Una salamandra resplandeciente, un fuego de Santelmo empeñado en saltar desde las ascuas ardientes para proponerle al rey una nueva aventura, una búsqueda a la que no podrá decir que no... ¿O si?

" - Aquello que llevaís tantos años deseando en secreto, aquello que podreís conseguir con..."

El caldero de Quimpercorentin, el mismo. El que te concede cualquier deseo si se lo pides, el que se encuentra en el castillo de Irás y no Volverás (suena muy chungo, efectivamente) que guarda el nigromante Brumante Tanabrús, y...
Pero lo primero, es lo primero, y lo que debe hacer, antes que nada, es levantarse del sillón, quitarse las zapatillas de paño (si, esas de cuadros tan calentitas, que dan tanto gustito, con los pies fríos del más crudo invierno... ¿Dificil decisión verdad?) convencer a Excalibur (la espada tiene un genio de mil demonios) y sobre todo, sobre todo, vencer el miedo que tiene... ¡¿Arturo tiene miedo?! Pues si, el paso del tiempo le ha hecho un poco cobardica.
Pero...no tiene de que preocuparse (tarea imposible porque se angustia con poca cosa) no va a estar solo para tomar decisiones (es más, parece que el no va a tomar ninguna, y son los demás los que le van a obligar. Pobre hombre, con lo bien que se habría quedado junto a la chimenea calentito...) Merlín (aún más anciano que él, pero mucho más marchoso) Dindondel, el bufón, El Caballero de la Oca (en realidad una pastora), las druidesas, los hombres musgo, los enanos..... ¡Más parece una procesión esto, que no una aventura terrorífica! ¿En qué acabará todo? ¿Lograrán llegar al castillo y usar el caldero? ¿Sortearan con exito todos los peligros que les van acechando? ¿Darán de lado a la terrible bruja Viviana? Brrrrrrrr........

¡Muy divertido! Al viejo estilo (tiene una pila de años) ganó el Premio Barco de Vapor de 1997, entre otros, y se nota mucho en las referencias humorísticas. Hacía mucho que yo no oía "alma de cántaro", lo utlizaba mi profesora de matemáticas tooooodos los días, jejeje. Con un rey que recuerd mucho a José Mota, y un Merlín al más puro estilo Gandalf, cuando una historia está bien escrita no pasa el tiempo por ella... aunque para sus protagonistas si. No os la perdáis, vaís a pasar un rato muy divertido.
(Tit: El rey Arturo cabalga de nuevo, más o menos. Moleón Viana, M.A. SM  Colección Barco de Vapor 1997)

lunes, 16 de noviembre de 2015

Paisaje de amor


Hace poco hemos celebrado Halloween: calabazas, disfraces, chuches, demonios, fantasmas, brujas.... Todo un arsenal de herramientas para vencer el miedo. Hablar sobre la muerte nos resulta complicado, y si nos resulta complicado hacerlo a los adultos, mucho más aún si se trata de contárselo a un niño. Pero es evidente que hay que hacerlo, algún día, de algún modo. Un abuelo, una vecina, el tío del pueblo, una compañera de colegio, la mascota..... Es algo por lo que todos vamos a tener que pasar. La vida es así, y no deberíamos taparnos los ojos para no querer ver lo que es inevitable. Tristeza, abatimiento, rabia, desconcierto, ansiedad, desesperación.... todo es perfectamente comprensible. Somos humanos, no lo olvidemos. Y mi adorado Jimmy Liao sabe perfectamente como contar todas estas cosas.

Es duro echar tanto de menos a alguien, mientras entre sollozos te llega el sueño. La vida sigue, y aunque el/ella ya no esté, si lo están el paisaje, los pájaros, las nubes, o los algodones de azucar que se compartieron. Y lo que comienza en un bosque oculto por la maleza acaba por convertirse en un hermoso mar de flores, porque.... si, efectivamente, la vida sigue. Y las estaciones se suceden, y los años pasan.... Y, si uno cree en esas cosas, las personas que se han ido se convierten en ángeles que nos protegen, nos guian, y que de algún modo siguen compartiendo esas cosas. No hay nada de malo en pensar en la existencia de ángeles, ¿porque iba a serlo? Es una herramienta más para hacer del duelo un tránsito más llevadero, y así lo cuenta este espléndido álbum. Un buen modo de explicarle a un niño, y a un adulto también, como superar esos dificiles momentos. Pura poesía en imágenes. Melancólico, como tiene que ser. La vida no siempre es un Jaja Juju, y eso debemos saberlo los adultos para podérselo explicar a los más pequeños.
(Tit: Paisaje de amor. Liao, J. Barbara Fiore, 2015)


 
Hoy la recomendación es doble. Y es que os traigo un libro, lo he sacado de la Sala de adultos de la biblioteca, que al leerlo me ha parecido perfecto para que lo lean los niños. Dado el ambiente de estos último días, comprenderéis el motivo.
Maya y Mati son dos niños que viven en un pequeño pueblo donde, desde hace ya muchos años, no hay ningún animal. Ninguno. Ellos nunca los han conocido, y los adultos, que si lo han hecho, optan por dos aptitudes: no quieren hablar de ello, de ellos, se muestran contrariados, molestos, a la defensiva.... O bien hablan de su existencia en un tiempo remoto, y no les importa aceptar que les echan de menos, que la vida cuando ellos estaban era.... ¿Ningún animal es... ningún animal?  Ninguno. Los niños no saben como son las hormigas, ni las abejas, ni los caballos, ni los perros, ni las cotorras, ni.... Nada, ya he dicho.
Así que Mati y Maya están empeñados en encontrarlos, en saber la historia, en averiguar que pasó... cuando pasó. Y así es como se internan en lo profundo del bosque.....
Es este un libro que habla sobre la intolerancia, el malestar por sentirse diferente, por ser diferente. Habla sobre comportamientos que copian los niños porque se los ven a los adultos. Habla de incomprensión, de miedo, de lo absurdo que es seguirle el juego al más patán de los patanes, aún sabiendo que lo es. Habla de...la vida de los humanos, cuando dejamos de serlo. Porque si la humanidad nos define... que no sea la que nos separe.
Recomendabilísimo para leer adultos, niños, leérselo a los niños, y luego... practicar. Nunca es tarde para cambiar, nunca.
(Tit: De repente en lo profundo del bosque. Oz, A. Siruela, 2006)

sábado, 7 de noviembre de 2015

Un regalo del cielo


Si os soy sincera, este libro lo he escogido porque la cubierta me pareció una ilustración japonesa (ya sabéis mi adoración por la cultura de aquel país) Lejos de decepcionarme, al darme cuenta que no se trataba de ningún autor o ilustrador nipón, su lectura y contemplar sus ilustraciones me ha conmovido. ¡Qué ternura de historia! Es un claro ejemplo de que no es necesario escribir sobre cosas complicadas para conformar un álbum repleto de belleza, y a la vez resultar pedagógico. Os cuento de que trata y.. ya me diréis.

Una mamá humana pierde un bebé. Una mamá oveja pierde su corderito. Cada una encuentra al bebé de la otra. La humana encuentra al corderito en un parque. La oveja al bebé entre los juncos del río. El sentimiento maternal hace que cada una de ellas decida proteger, aunque no se trate de su propio bebé, al que han encontrado.

"La mamá humana se llevó el corderito a su casa donde empezó a cuidarlo" "La oveja escondió al niño en un campo de alfalfa y cada poco iba a verlo, para lamerle la barriguita y darle de mamar" ¡Y los bebés tan contentos! (¡pero que listos somos cuando somos pequeños!.... según vamos creciendo nos ponemos a pensar... y lo liamos todo)


Que maravillosa idea, ¿no? ¿El qué? Pues está muy claro: intercambiar bebés, se podría hacer con frecuencia, ¿no creéis?


No, supongo que no. Lo mismo pensaría el pastor que vió al bebé en medio del campo y decidió que aquello no era normal ni logico y avisó en la ciudad. Se puso en contacto con la mamá humana que pronto descubrió que el corderito que ella cuidaba, le pertenecía a la oveja que estaba cuidando a su pequeñin.
Todo volvía así a la normalidad. El bebé humano con su mamá, y el corderito con su mamá oveja.
Pero.... (Me encanta siempre esta parte, a vosotros no? El momento en que yo siempre pongo un pero que...siempre, o casi, existe jejeje)

¿Todo volvería a la normalidad? ¿Habría quedado todo en el olvido? ¿Olvidarán los bebés a quienes les habían cuidado con tanto amor, aunque no fueran sus verdaderas mamás? ¿Vosotros que pensáis?

Enternecedora, bellisima, sutil, alentadora.... Las imágenes no hacen si no embellecer, aún más, un texto magnífico. Disfrutarlo, leérselo a los más pequeños, decidles cuanto los queréis. Además tenéis la oportunidad de explicarles que el amor no distingue de especies, y que las mamás del resto de los animales son tan valiosas, hermosas y dignas de admiración como las mamás humanas.
(Tit: Un regalo del cielo.Martín Garzo, G. Ilustraciones: Odriozola, E. SM, 2007)