sábado, 7 de noviembre de 2015

Un regalo del cielo


Si os soy sincera, este libro lo he escogido porque la cubierta me pareció una ilustración japonesa (ya sabéis mi adoración por la cultura de aquel país) Lejos de decepcionarme, al darme cuenta que no se trataba de ningún autor o ilustrador nipón, su lectura y contemplar sus ilustraciones me ha conmovido. ¡Qué ternura de historia! Es un claro ejemplo de que no es necesario escribir sobre cosas complicadas para conformar un álbum repleto de belleza, y a la vez resultar pedagógico. Os cuento de que trata y.. ya me diréis.

Una mamá humana pierde un bebé. Una mamá oveja pierde su corderito. Cada una encuentra al bebé de la otra. La humana encuentra al corderito en un parque. La oveja al bebé entre los juncos del río. El sentimiento maternal hace que cada una de ellas decida proteger, aunque no se trate de su propio bebé, al que han encontrado.

"La mamá humana se llevó el corderito a su casa donde empezó a cuidarlo" "La oveja escondió al niño en un campo de alfalfa y cada poco iba a verlo, para lamerle la barriguita y darle de mamar" ¡Y los bebés tan contentos! (¡pero que listos somos cuando somos pequeños!.... según vamos creciendo nos ponemos a pensar... y lo liamos todo)


Que maravillosa idea, ¿no? ¿El qué? Pues está muy claro: intercambiar bebés, se podría hacer con frecuencia, ¿no creéis?


No, supongo que no. Lo mismo pensaría el pastor que vió al bebé en medio del campo y decidió que aquello no era normal ni logico y avisó en la ciudad. Se puso en contacto con la mamá humana que pronto descubrió que el corderito que ella cuidaba, le pertenecía a la oveja que estaba cuidando a su pequeñin.
Todo volvía así a la normalidad. El bebé humano con su mamá, y el corderito con su mamá oveja.
Pero.... (Me encanta siempre esta parte, a vosotros no? El momento en que yo siempre pongo un pero que...siempre, o casi, existe jejeje)

¿Todo volvería a la normalidad? ¿Habría quedado todo en el olvido? ¿Olvidarán los bebés a quienes les habían cuidado con tanto amor, aunque no fueran sus verdaderas mamás? ¿Vosotros que pensáis?

Enternecedora, bellisima, sutil, alentadora.... Las imágenes no hacen si no embellecer, aún más, un texto magnífico. Disfrutarlo, leérselo a los más pequeños, decidles cuanto los queréis. Además tenéis la oportunidad de explicarles que el amor no distingue de especies, y que las mamás del resto de los animales son tan valiosas, hermosas y dignas de admiración como las mamás humanas.
(Tit: Un regalo del cielo.Martín Garzo, G. Ilustraciones: Odriozola, E. SM, 2007)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Pinocho antes de Pinocho

Maravilloso y original. Una forma diferente (muy diferente) de contar la historia, o mejor dicho el origen, de Pinocho, porque éste...