sábado, 6 de febrero de 2016

El libro de las camas


¡Qué gran idea! (He de reconocer que hoy estoy un poco vaga, debe ser que el cielo está nublado, hace fresquito y no me apetece gran cosa hacer....gran cosa. Así que perdonar si en medio de esta reseña....apreciais unos leves ronquidos...)

                                                        "¿Para qué solo una camita
                                                         acogedora y abrigada
                                                         donde pasar la noche
                                                         con la luz apagada?"

Pues si, caben todas las posibilidades, desde luego, sólo hay que echarle imaginación. Y para esto las manos de Quentin Blake son únicas. La estupenda poesía de Silvia Plath como funda nórdica, y las ingeniosas ilustraciones como sábanas de colorida seda, sirven para hacer un recorrido por los decenas de modelos para dormir, comer, vaguear, soñar, jugar, patalear, estornudar, o vociferar, en qué puede convertirse una simple cama.
¿No habéis oido hablar de la cama comedor? ¿La cama tanque tal vez? ¿Y qué me decís de la cama sobre elefantes? ¿Nooooooooo? Leyendo este libro estaréis a la última sobre camas...eso si, diferentes. Mi favorita sin ninguna duda es.....

                                                          "Tener una cama de bolsillo
                                                           es, entonces, conveniente
                                                           si cenas con Jimi o la tia Joan
                                                           y se te hace tarde de repetne
                                                           y te dicen: Qué lástima
                                                           no puedes quedarte
                                                           a pasar la noche
                                                           No hay cama para invitarte
                                                           Entonces puedes sacar
                                                           la cama como un guisante
                                                           y regarla hasta que tenga
                                                           un tamaño interesante...
                                                           pero ¡Ay! ¿cómo saber, cómo,
                                                           cómo saber,
                                                           si no le da por encoger?

Si, es todo un problema, pero aún así... ¿No me digaís que no mola?
(Tit:El libro de las camas. Plath, S. Ilustraciones de Quentin Blake. Libros del Zorro Rojo, 2014)

2 comentarios:

  1. Sin duda alguna, querida Noni, un libro este de las camas muy interesante. Y te lo digo yo que soy dormilona por devoción. No sé cómo serán el resto de las camas, pero esta de bolsillo, sin duda, es ideal. Hoy me toca trabajar y, ¡aaay!, si tuviera yo una ahora mismo.
    Como siempre, nos recomiendas verdaderas perlas.
    Un beso grande!!

    ResponderEliminar
  2. Así da gusto! La verdad Lara es que con comentarios de este tipo, es mucho más fácil seguir haciendo este blog.
    Un besote grande, y muchas gracias por estar ahí... que se que estás Jejeje.

    ResponderEliminar

La noche de tus ojos

Ya os digo, desde este mismo momento, a los que os gustan las policíacas, que el asesino queda desvelado muy pronto, yo diría que demasia...