domingo, 16 de octubre de 2016

Los calcetines del hombre invisible

Esta historia tiene moraleja: "Cuidadin con las advertencias a las que no se hace ni caso porque pasan factura" Y si no que se lo digan a los alumnos del colegio de la calle Charlton, quienes van a tener oportunidad de comprobarlo. Imagino que todo el mundo ha ido, al menos una vez en su vid, a las excursiones del colegio. Si, esas en las que te tienes que llevar un par de bocatas que no llegan a la hora de comer. Pues seguramente más de uno pensará que las excursiones de su colegio son una porquería (o no, viendo los resultados) en comparación con la de este colegio a la ciudad de Munston. Visita que consta como no puede ser de otro modo de: catedral, castillo, ruinas romanas y.... Museo de los Horrores. ¿Será tan terrorífico como pinta este museo? ¿Qué tipo de horrores exhibirá en sus vitrinas? ¿Tendrá vitrinas? Pues no, no tiene, no tiene porque este museo es muy especial y prefiere mostrar sus cositas (por llamarlas de algún modo) directamente para NO PODER SER TOCADAS, y digo bien NO PODER SER TOCADAS por nadie, Y dicha advertencia no será suficiente para que Donny, David, Charlie, Amita, Freddie, Jessica, etc, y cuatro de los profesores (¡vaya ejemplo!) sufran las consecuencias de tocar, manosear, palpar, estrujar, acariciar, probar, los terribles objetos expuestos. A saber: zapatos de muerto, colmillos de vampiro, pelo de hombre lobo, guantes de estrangulador, calcetines de hombre invisible.... ¡Espeluznante! ¡Terrorífico! ¡Monstruoso! ¡Dantesco! ¡Ooooohhhhhhhhhhhh! Una vez tocados dichos objetos se produce el llamado Efecto Abercrombie (nombre del creador de tan peculiar museo) que lleva a los sujetos a padecer aflicciones "raritas". ¿Queréis saber si hay cura? ¿Estáis dispuestos a pasarlo fatal? Mira que os estoy advirtiendo....y las advertencias son algo muy serio....
(Tit: Los calcetines del hombre invisible. Shearer, A. MacMillan, 2012) 

La noche de tus ojos

Ya os digo, desde este mismo momento, a los que os gustan las policíacas, que el asesino queda desvelado muy pronto, yo diría que demasia...