lunes, 29 de junio de 2015

Seraphina


"En un reino mágico y sombrío en el que humanos y dragones conviven en una paz inestable..."

Siempre me han atraído las historias donde los seres humanos, la humanidad en conjunto me refiero, se encuentra en clara desventaja con respecto a otra/as especies "inferiores". Supongo que por eso me gustó tanto, en su día, El planeta de los simios, y por eso me atrajo en seguida esta obra.

Tras un comienzo enrevesado y lioso a más no poder, y con la dificultad de lectura añadida por la interrupción cada cierto tiempo, para mirar palabras en el diccionario (lo cual no es critica, ni mucho menos, si no todo lo contrario) ya que aunque hay al final del libro un glosario, lo cierto es que muchas, muchas palabras no están reflejadas (coraclos, perpuntes, sofión, cranequin, bieldo, almiar, reata, hopalanda, fundíbulos, ostinato....) he de confesar, que el libro me ha encantado, tanto que su lectura me ha acompañado este pasado fin de semana, tanto, que estoy deseando leer la segunda parte (me temo que si, que hay segunda parte, y hay que esperar), tanto que voy a tener que leerla en su idioma original (inglés) porque a España no llegará hasta el año que viene.... Amigos de Nocturna ediciones... ¡¡¡POR FAVOR, EDITARLA CUANTO ANTES!!!

Bien, como ya he dicho, comienzo algo soso, si; tema recurrente, otra de dragones, si; interrupciones de lectura para hacer consultas, si..... Pues, no os lo podéis perder, merece la pena. Precisamente por ampliar vocabulario, tanto histórico-medieval, como musical, por la intensidad creciente de su trama que, aunque ya conocida: dragones/malos y hombres/buenos, apunta su originalidad al dotar a los primeros de ciertos sentimientos, incluso a pesar de su reticencia. Y, por supuesto, algo fundamental en la historia: la existencia de una raza nueva de semidragones, como la protagonista de este libro, Serafina (Seraphina) hija de un humano y una dragona, a la que le apasiona la música.

El libro comienza con la muerte, mejor dicho, el asesinato, de un integrante de la familia real, lo que llevará a Seraphina (Phina) además de tener que hacerle frente, ademas de a su "dragonicidad" (sinceramente no se si se escribe así, o directamente me lo he inventado), su baja autoestima, y el estigma de ser un monstruo, a indagar, descubriendo un complot que llevará a un cambio social, tras más de cuarenta años de paz entre dragones y humanos.

"Los humanos no somos un alimento sano, resultamos demasiado fibrosos y no es agradable cazarnos, porque nos aliamos y defendemos. En una ocasión mi maestro oyó a un dragón compararnos con cucarachas"

Jejejeje... a esto me refiero cuando digo que me encantan estas historias... Phina tendrá que capear con asesinos, parientes nuevos que no sabía que tenía (Orma, su tío y preceptor) su propia madurez como semidragón, su amor por un humano (Lucian Kiggs) tal como le sucedió a su madre, su amistad con la princesa (más tarde reina, Glisselda), sus visiones.....

"Siento la música en mi misma sangre. Esto es lo que significa ser yo, aquí y ahora, carne firme, aire etéreo, movimiento eterno. Esto es lo que siento, y es real más allá de toda realidad"

La música, siempre la música. Se nota la pasión musical de la autora, que impregna en cada uno de los personajes. Para leer de un tirón (previo esfuerzo inicial, que compensa con creces el resto del libro). Completamente recomendable.
(Tit: Seraphina. Hartman, R. Nocturna, 2015)

miércoles, 24 de junio de 2015

Hammamelis, Miosotis, y el Señor Sorpresa


¡Qué ternura de cuento!.... ¡Qué bonito!..... Para leer a los niños, con los niños, a solas.... El cuento perfecto para arrancar una sonrisa en un aburrido lunes, un día de lluvia y frío, después de catear un examen de mates, un enfado con tu mejor amigo/a, la bronca de mamá porque no has hecho la cama...... ¡YO QUE SE!...... Un cuento ideal para leer SIEMPRE..... ¡POR FAVOR, EL QUE NO LO HAYA LEÍDO, QUE LO HAGA INMEDIATAMENTE!.... CONSIDERARLO UNA ORDEN..... Jajajaja......

No sé que tipo de animal es Hammamelis, da igual. Tampoco me importa mucho si Miosotis es una rata, un topo, una comadreja, o vaya a saber usted qué.
Lo importante es que los dos son buenos amigos. Los mejores amigos.
Amigos que comparten cacao caliente y galletas de mazapán, en casa de Miosotis, y leche azucarada y galletas de canela, en casa de Hammamelis.
Tan amigos que se escuchan, hablan, y comparten penas: unas pantuflas con agujeros, una taza rota.
Tan buenos amigos que celebran juntos la llegada del Señor Sorpresa, algo así como la Navidad fuera de época.
Unos amigos tan ingenuos que se preguntan: " ¿Cómo se enteraría el Señor Sorpresa de lo que quería? - porque yo no le pedí unas pantuflas - dijo Miosotis Y yo no le pedí una taza - dijo Hammamelis"
Qué importante es tener un amigo para compartir una taza de leche azucarada, y así tener dos motivos por los que ser muy, muy, felices.

(Tit: Hammamelis, Miosotis, y el Señor Sorpresa.  Ivar da Coll. Ekaré, 2015)

El libro de Nebal


Os he de confesar que a mi me encanta el ajonjolí, pero lo que yo no podía sospechar es que existiera un diamante con ese nombre que significa "diamante de la alegría". Claro está que desde el momento que he leído este cuento, le doy aún más mérito a esta valiosa semilla... bueno, diamante....claro, que no es lo mismo.....¿Me lío mucho verdad? Jejejeje.....Si, lo sé, así que paso a contar de que va esta nueva historia que aquí os traigo.

El reino del zar Iván está lleno de todo tipo de riquezas, pero sus habitantes no pueden disfrutarlas porque no existe la alegría. Cierto día, el príncipe heredero, un niño de 11 años llamado Alexander, se entera leyendo El libro de Nebal que en el Bosque de las Gemas se halla el diamante de ajonjolí, que significa «diamante de la alegría». A pesar de que todos afirman que se trata de un bosque de fantasía, Alexander parte en busca del diamante, internándose así en una región donde se mezclan, a partes iguales, el sueño y la realidad. - See more at: http://www.canallector.com/7604/El_libro_de_Nebal#sthash.55laMvjl.dpuf
El reino del zar Iván está lleno de todo tipo de riquezas, pero sus habitantes no pueden disfrutarlas porque no existe la alegría. Cierto día, el príncipe heredero, un niño de 11 años llamado Alexander, se entera leyendo El libro de Nebal que en el Bosque de las Gemas se halla el diamante de ajonjolí, que significa «diamante de la alegría». A pesar de que todos afirman que se trata de un bosque de fantasía, Alexander parte en busca del diamante, internándose así en una región donde se mezclan, a partes iguales, el sueño y la realidad. - See more at: http://www.canallector.com/7604/El_libro_de_Nebal#sthash.55laMvjl.dpuf
El reino del zar Iván está lleno de todo tipo de riquezas, pero sus habitantes no pueden disfrutarlas porque no existe la alegría. Cierto día, el príncipe heredero, un niño de 11 años llamado Alexander, se entera leyendo El libro de Nebal que en el Bosque de las Gemas se halla el diamante de ajonjolí, que significa «diamante de la alegría». A pesar de que todos afirman que se trata de un bosque de fantasía, Alexander parte en busca del diamante, internándose así en una región donde se mezclan, a partes iguales, el sueño y la realidad.
- See more at: http://www.canallector.com/7604/El_libro_de_Nebal#sthash.55laMvjl.dpufEl


La historia no es nueva. Un reino, el reino del zar Iván, donde tienen multitud de riquezas, de todas las que podamos imaginar.... y muuuuuuuchas más, PERO.... pero la gente no es feliz, es más, la gente, ni siquiera los niños, sonríe. ¿Terrible, no?
Hasta que un buen día Alexander, el príncipe heredero, topa casualmente, ya sabéis amigos de este blog que las casualidades no existen, y que todo siempre tiene un buen motivo para que suceda, topa, os iba diciendo, con un libro, El libro de Nebal, que así se llama uno de los sabios, más sabios, del reino de su padre. En este libro se habla del Bosque de las Gemas, donde existe un diamante muy especial, el diamante de ajonjolí....



"El diamante de ajonjolí, pensó Alexander, y repitió ajonjolí varias veces. Algo en esa palabra le llamaba la atención, pero no sabía qué. Al fin se encogió de hombros y comenzó a leer"

Al príncipe le pasa lo que a mí, que además de gustarme la semilla, como ya os he dicho antes, me resulta curiosa la palabra...curiosa y difícil de pronunciar, siempre se me traba la lengua.....

El joven príncipe descubre un paraíso de ríos, arbustos, árboles y vegetales de piedras preciosas, de hadas y duendes, pero también de brujos y magos. Unos brujos feos, siempre amargados que quieren contagiar la tristeza al bosque y sus habitantes, aunque nunca lo conseguían..... ¡AHÍ ESTABA LA SOLUCIÓN!

"¡Padre, madre, maestro Nebal, lo encontré, encontré lo que estábamos buscando!"

Ni que decir tiene que nadie le toma en serio, porque es un niño, porque habla de un cuento, de un paraíso de hadas y magos.... ¡Bah! los adultos como siempre.... Pero como Alexander es un niño y no cree en los imposibles, ni en los sueños que no se cumplen, ni... y además así desobedece a sus padres, como todo niño que se precie, decide partir en busca de ese bosque de las gemas, y de ese diamante que él, está convencido, le devolverá la sonrisa a su pueblo.


"-Sólo es un cuento, hijo, nada más que una fábula - la zarina Helena le tomó las manos y le acarició."


Al comienzo es sólo un sueño, una llamada, la puerta de entrada a un reino maravilloso, totalmente real, donde el triste mago Azabache y sus emisarios, Melón y Turrón, querrán acabar con él, pero sobre todo con sus ilusiones. Pero donde también contará con la inestimable ayuda de las hadas de colores, unos regalos inesperados que ya en el reino de Mada le harán mucha falta.



¿Creéis vosotros que todo es un cuento?¿Conseguirá Alexander el diamante de ajonjolí?  ¿Conseguirá el reino del zar Iván volver a sonreír?
Lo que está muy claro es que después de leer este cuento, sabréis que el ajonjolí es algo más que esas semillas que tiene encima el pan de las hamburguesas.... ¡Siiiiiii!...en efecto, eso es ajonjolí. ¡Buen provecho!.... Quiero decir.... ¡Que disfrutéis la lectura! Jejejeje.....

(Tit: El libro de Nebal.  Del Bosque, C. Ilustraciones Sara Ruano. Everest, 2006)


El reino del zar Iván está lleno de todo tipo de riquezas, pero sus habitantes no pueden disfrutarlas porque no existe la alegría. Cierto día, el príncipe heredero, un niño de 11 años llamado Alexander, se entera leyendo El libro de Nebal que en el Bosque de las Gemas se halla el diamante de ajonjolí, que significa «diamante de la alegría». A pesar de que todos afirman que se trata de un bosque de fantasía, Alexander parte en busca del diamante, internándose así en una región donde se mezclan, a partes iguales, el sueño y la realidad. - See more at: http://www.canallector.com/7604/El_libro_de_Nebal#sthash.55laMvjl.dpuf

El abismo

"Una novela poderosa, aterradora y conmovedora que nos sumerge en el oscuro océano de la mente" Qué distinta a la anterior (El...