jueves, 27 de diciembre de 2012

Un canguro por Navidad


Esta visto que la ciudad, con sus coches, sus ruidos, sus gentes y perros ladrando, no es lo más indicado para un canguro, y eso lo descubren Catalina y el regalo que recibe de su tío Dingo, que no es otra cosa que... Efectivamente, un canguro!, bueno en realidad una cangura, a la que la niña llamará Adelaida, y que acabará agotada, con las patitas destrozadas después de pasarse un día entero saltando de allá para acá, huyendo de todo lo que le asusta que es..... TOOOOOOODO!!!!.

"... ¡Boing!. Pasaron a través de la puerta. ¡Catacrac!. Cayeron encima de la mesa de comedor...."
"... ¡Boin, Boing!. Salieron por la ventana....."
"...¡Requeteboing!. Fueron a parar al interior de una tienda de ultramarinos. ¡Boing,boing!. Cruzaron volando la panadería..." Un terrible y agotador día de víspera de Navidad.
"Ojalá Papá Noel le traiga una bonitas botas para sus pies doloridos y una hojas de abedul para comer - dijo Catalina".

Uhmmmm......¿creéis que su deseo será cumplido?.... ¿Y que le traería Papá Noel a ella?. ¿Recibirá algún regalo tan extraño como este?.... Y... ¿A vosotros que os han dejado bajo el árbol?......
(Tit: "Un canguro por Navidad".Flora, J. Latadesal, 2012)

jueves, 20 de diciembre de 2012

El regalo de Navidad

Un cuento donde se aspira el olor a Navidad en cada una de sus páginas, pero la Navidad de las de antes, en todo su esplendor, cuando se tenía muchísimo menos, y se compartía y se apreciaban más las cosas: la nieve, los asados, los dulces y el calor del hogar. Dicho, de lo más típico.
Una historia entrañable, quizá pudiera resultar anticuada (la edición del libro que he leido es de los años setenta) de cómo vivían estas fiestas las gentes humildes, en un pueblo de Cerdeña, pero con unas descripciones llenas de amor, y mimo, aunque sus palabras nos suenen un tanto "viejunas".

"...olía de veras a fiesta, olor a torta de miel, aroma de dulces preparados con pieles de naranjas y almendras tostadas..."

Felle es un muchacho de once años que vive con sus familia en un pequeño pueblo de Cerdeña, y junto a ellos una casa vecina en la que, según él piensa, guardan un secreto para la noche de Navidad: ¿será el padre que vuelve de viaje?, ¿quizá una cena extraordinaria?. No, no parece ser nada de eso, sin embargo el cada vez se siente más confuso porque cuando ha ido a saludarles, a cada momento que se asomaba a la casa, sus habitantes le daban esquinazo. ¿Porque lo harían si son siempre tan amables?. ¿Y porque parecen tan felices si la comida que tienen es prácticamente menos que la que hay en su casa?.

La noche sigue pasando y Felle debe acudir a misa con su familia y luego, de regreso cenar la sabrosa comida que su madre lleva preparando toda la tarde, ya habrá tiempo de aclarar el misterio... más tarde, tanto que coincide con la llegada de la Navidad, las doce de la noche.

"En el interior de la iglesia continuaba la ilusión: el altar adornado con ramas de madroño, con sus rojas bayas, alternando con el mirto y el laurel, la luz de los cirios... bello era todo, todo respiraba alegría..."

Hermoso descubrimiento para estas fechas, de la ganadora de un nobel en 1926 Grazia Deledda, que nos transportará de verdad a la Navidad con mayúsculas.
(Tit: El regalo de Navidad.  Deledda, G. Labor, 1970)

lunes, 17 de diciembre de 2012

Un mensaje para Papá Noel

A Emily le encantan las Navidades (como a mi). Le gustan toooodas las cosas que suceden por estas fechas, todas, todas... bueno no, toooooodas menos una.... PAPÁ NOEL. Como lo ois, ¿Pero es posible que te gusten las Navidades y no te guste Papá Noel?, pues así es, y esta vez Emily ha decidido taponar la entrada de la chimenea para que no pase.

- Papá Noel es bueno y amable - le dice su madre
- No quiero que entre por la chimenea - contesta ella

Su madre, entonces, decide plantearle una situación: que se pusiera en el lugar de Papá Noel:

- Imaginate que llevas toda la noche viajando y repartiendo regalos entre los nños que están tristes y solos, o que no tienen juguetes para jugar (...) y entonces llegas al tejado de nuestra casa. Tienes hambre, está cansado, los renos tienen mucha sed. ¿Qué es lo que menos te gustaría que te pasara en ese momento? (La verdad es que la madre es un poco puñetera, ¿verdad? jejeje)

- Quedarme atrapada en una chimenea porque está tapada con cosas - responde Emily

Así que, madre e hija, deciden escribirle una nota a Papá Noel, que pondrán en la chimenea, advirtiéndole que por ahí no puede pasar, y que entre por la cocina... pero SOLO!!!! hasta la mesa, decide la niña.

- Huy, huy, huy, seguro que esta nota es de alguien que no se fia de Papá Noel - exclama él mismo leyendo la nota la noche de Nochebuena - Bueno, no me sorprende, porque a mi también me dan miedo muchas cosas....

De ese modo Papá Noel entendió las razones de Emily para no dejarle pasar por la chimenea, y sin ningún tipo de enfado dejó sus regalos con una nota especial para la niña, a la que a partir de ese día no volvió a darle vergüenza decir las cosas que no le gustaban porque le daban miedo. Todos contentos pues JOJOJOJO!!!!!!!!
(Tit: Un mensaje para Papá Noel. Oram, H; Ross, T. Timún Mas, 1995)

jueves, 13 de diciembre de 2012

El misterio de Navidad


Joakim, como cada año por estas fechas compra su calendario de adviento. Pero este año se le ha echado el tiempo encima y debe elegir rápido pues ya no queda tiempo. El azar le hace fijarse en uno colocado en el escaparate de una librería, y de ese modo elige el que va a ser un calendario muy especial, porque no es un calendario normal, es un calendario de adviento mágico. Cada una de las ventanas que va abriendo le introduce, poco a poco, en una historia fascinante que le llevará a conocer la historia de una niña, que fue raptada por un ángel y que, persiguiendo a un corderito, acaba en el portal de Belén junto al niño Jesús.

"Cuanto más comprendemos, más vemos de las cosas que nos rodean. Y cuanto más vemos de las cosas que nos rodean, más comprendemos. De esta forma siempre habrá algo nuevo que descubrir si mantenemos los ojos y las vidas abiertas a ese milagroso mundo en el que vivimos".

Jostein Gaarder nos propone esta vez un viaje en el tiempo y en el espacio, un viaje lleno de curiosidades al que se van uniendo personajes en cada capítulo: seis ovejas, un emperador romano, una niña, un ángel... ¿o son más?. Una extraña comitiva, sin duda, en busca de un milagro, el milagro de la Navidad.
Dos historias que corren paralelas, o tal vez sean tres. La de Elisabeth, la niña que fue raptada cuando corría tras un corderito. La de Joakim y sus padres que tras cada ventanita de su calendario de adviento descubre algo nuevo acerca de la Navidad y su significado. Y quizá también la del creador del calendario, cuya idea fue hacerlo en recuerdo de una historia que le impresionó.

"Sobre el establo brilla una nueva estrella. Dentro se envuelve al recién nacido en pañales y se le acuesta en un pesebre. Tiene lugar un encuentro entre cielo y tierra. (...) Así ocurre el milagro. Y así se convierte en un milagro cada vez que un nuevo ser humano viene al mundo. Eso ocurre bajo el cielo cuando el mundo se vuelve a crear"

Ideal para leer, justo antes del día 24, poco a poco, haciendo el viaje, acompañando a los personajes, recorriendo el mundo, y la historia, desde Suecia hasta Belén, para llegar a entender muchas más cosas, cosas verdaderamente importantes... como la propia Vida.
(Tit:El misterio de Navidad. Gaarder, J. Siruela, 2005)

miércoles, 12 de diciembre de 2012

Mi primer libro publicado

Holaaaaaa!!!!. Si os gustan mis reseñas, mi forma de escribir, no os podeís perder Un paseo en bici y chuches suecas. (United p.c. 2012) mi primer libro publicado... del que, supongo, haré una reseña también jejeje.... Lo encontrareís en la web de la editorial, y por encargo en cualquier librería. Espero que os guste!!!!!!!!

lunes, 10 de diciembre de 2012

La rata de Navidad

Sorprendente historia con, no menos, sorprendente final, que sin ninguna duda te atrapa porque va de menos a más. No puedes dejar de leer para saber el final de esta intrigante, por momentos angustiosa, historia, que lleva a Eric, un chaval de once años, a tratar de salvarle la vida a una rata, aunque..... lo cierto es que a medida que transcurren las páginas ya no sabes muy bien si lo que trata de es de salvar a la rata o a él mismo.
A pocos días para la Navidad, Eric ya está de vacaciones, y ninguno de sus amigos está disponible, unos enfermos por gripe, otros de viaje... menudo aburrimiento de fiestas le esperan, y por si la cosa pintaba mal, una ola de frío lo termina de empeorar, si es que eso era posible. Sin embargo la situación cambia de repente con la llegada del exterminador, o desinfectador, un tal Ange que con su maleta de productos tóxicos es el encargado de acabar con todo bicho viviente..... y nunca mejor dicho. Y justo ese día, cuando aparece "Ange, el exterminador" (sólo el nombre ya impresiona, ¿verdad?) también lo hace una rata, una enorme rata dentro de la caja de adornos navideños que los padres de Eric guardan en el trastero. Vaya!, a partir de ese momento las cosas se complican...y no me refiero sólo a la rata.

"No podía dejar de preguntarme que pintaba esa rata en nuestro edificio. ¿Sólo intentaba escapar del frío?. ¿Existen las ratas sin techo?. ¿Estaba sola o había más?. ¿Tenía familia?...."

Una ola de frío, la obsesión del exterminador por eliminar a la rata, el empeño de Eric por mantenerla viva hasta que subieran las temperaturas y pudiera abandonar el edificio, sus miedos, sus recursos, sus vacaciones de Navidad sin amigos, un regalo muy especial..... Dramática, tierna, intrigante, emocionante, angustiosa, y con un final que.... a mi me ha sorprendido, sinceramente no me esperaba que en realidad el exterminador fuera, y mucho menos que pretendiera.... tendreís que leerlo para saber de qué estoy hablando.
Ah! una cosa más, a la historia en si, que ya merece la pena, hay que añadirle la introducción, que describe perfectamente el motivo por el que les gustan tanto a los niños estas fechas.... ¡Ojo! y a los que ya no somos tan niños también:

"Los chavales siempre decimos que nos encantan las Navidades. En primer lugar no hay clase, de modo que puedes dormir hasta tarde y salir por ahi con los amigos. Además muchas noches te dejan quedarte hasta las tantas viendo la tele o una película alquilada. Otra ventaja es que nuestros padres suelen andar bastante liados con el trabajo o tratando de organizar las vacaciones. Y no olvidemos las golosinas... Quiero decir, golosinas por un tubo. Por último están, por supuesto, los regalos. Es realmente la mejor época del año."

(Tit: La rata de Navidad. Avi, SM, 2001)

viernes, 7 de diciembre de 2012

24 petites souris avant Nöell


De nuevo os brindo un titulo en francés, pero esta vez con palabras.... pocas, pero las suficientes para saber de la vida de una gran familia de ratones por estas fechas, en concreto desde el mismo día 1 de diciembre en el que la Sra Honorine Souris exclama:

- "Quedan 24 días para Navidad".

A partir de ese momento asistiremos a las idas y venidas de tooooodos los ratoncillos que componen esta extensa familia, afanándose con los preparativos navideños: el árbol, la decoración, la comida... Todo tiene un orden y todos, sin excepción, echan una mano (una patita en este caso), para que las fiestas sean todo un éxito.
El día 7 toca búsqueda en el jardín de ramas de abeto, piñas, hojas.... ¡Hasta un erizo!, que serán pintados en rojo y verde para adornar las mesas. Siguen pasando los días y mientras algunos se dedican a las galletas, otros se esmeran en hacer dibujos en las ventanas: copos de nieve, árboles, renos...
El día 14 es el momento de fabricar la corona de adviento para poner en la puerta, pero como cada uno parece tener un gusto diferente, al final la madre de todos los ratoncillos, la Sra, Honorine, decide que se hagan varias coronas, que irán poniendo en las distintas puertas de la casa, así todo el mundo contento.
¡Ya queda muy poco! estamos a 20 de diciembre y un gran cartel ya lo anuncia, así Papá Noel encontrará más facil la casa y no se perderá con los regalos.... Por cierto! últimas compras, últimos encargos, últimas salidas por la ciudad (de los ratones, imagino) y ya sólo queda empaquetar, hacer las pastas que hay que dejar en la chimenea junto a los zapatos y...... POR FIN!!!!! 25 DE DICIEMBRE!!!!!! LA NAVIDAD Y PAPA NOEL HAN LLEGADO.... Yupiiiiiii!!!!!!!!
(Tit: 24 petites souris avant Nöell. Castor, Père, Flammarion, 2000)
Desconozco que haya una traducción al castellano. El original le podeís encontrar en la Biblioteca del Instituto Francés: C/ Marqués de la Ensenada, 12 Madrid)

lunes, 3 de diciembre de 2012

Óscar tiene frío

"Los osos son tan grandes que les cabe mucho sueño en el cuerpo, por eso pueden dormir todo el invierno"

Y el oso de esta historia se llama Óscar, y duerme tranquilamente en una mullida cama con su muñeco de trapo, sin sospechar que el invierno ya ha pasado (no nos sucede lo mismo a nosotros, que a pesar de que aún no ha llegado hace un frío que pela, verdad????). Y, efectivamente, la primavera llega,y llega el momento de desperezarse, pero a pesar de que brilla el sol, él sigue teniendo un frío horrible (como me recuerda a mi misma, y estos días que estamos pasando jeje).

"Quizá andando consiga entrar en calor" - se dijo... y entonces caminó, caminó, caminó..... pero nada.

Y así fué como caminando se fué encontrando con otros animales que le fueron prestando su ayuda: la liebre le dejó una preciosa manta roja, la urraca le dió un buen trozo de chocolate, pues éste tiene muchas calorías, el zorro le fabricó una hoguera.... Nada, el frío no se le pasaba.
Hasta que se encontró con su amiga del alma, Milagros, a la que le contó lo que le sucedía.

"Ven aquí, en estos casos no hay nada mejor que un buen abrazo".

Y así fué, porque tras un fuerte abrazo (de oso claro!) no tardó en sentirse recuperado. Milagros sabía que el abrazo de un amigo es tan poderoso que cura todos los males.... Así que ya sabeís, siempre que podais, dar fuertes abrazos de oso a todas las personas que queraís. Además resulta ser el mejor remedio para las olas de frío polar.
(Tit: Óscar tiene frío. Alcántara, R. Alfaguara, 2006)

viernes, 30 de noviembre de 2012

Y se nos va noviembre......






Último día del mes, aunque sigamos en otoño, de momento. El mes que viene, es decir, mañana mismo, comenzaremos con el monográfico de Navidad, el frío, la nieve (el tiempo nos acompaña), Papá Noel, los Reyes Magos..... ¿Qué hacen los animales en esta época del año?. ¿Volveremos a tener noticias de los habitantes del Seto de las zarzas?. ¿Qué os parecería recibir como regalo de Navidad un canguro?. ¿Teneís ya preparado vuestro calendario de adviento?...... Este blog ya se prepara para....... LA NAVIDAD!!!!!!!!!!

domingo, 25 de noviembre de 2012

Folia & Folio


No es necesario saber francés para disfrutar de esta historia de otoño. No, no se me ha ido la "pinza", lo digo porque el libro, y su autor, si lo es. Y no hay que saber francés porque es una historia sin palabras. Hecha la aclaración os cuento lo que he leido.... bueno, esta vez no he leído, he ojeado, jeje...

Al final del otoño Lilou y su gato Touchatou, que disfrutan tumbados bajo un árbol observando la naturaleza, son testigos del amor que se profesan dos hojas. Sin embargo un repentino viento rompe la rama donde están situadas y el aire hace que quedan separadas, llevando a una de ellas a correr multitud de peligrosas y emocionantes aventuras.... aunque para una simple hoja algunas de ellas sean demasiado emocionantes. Convertirse en alimento de una vaca, acabar bajo las enormes ruedas de un tractor, ser devorada por una rana, perseguida por un barrendero, pisoteada por un coche, azotada por las olas del mar.... Si, la pobre no para de pasarlo mal, mientras su único consuelo es seguir pensando en su amada hoja. Al final acaba en las manos de un anciano bonachón que colecciona, precisamene, hojas, pero.... ¿Pensais que el destino de las hojas sea acabar juntas en un herbario?... Por cierto... ¿Qué es un herbario?.... y ¿Quienes son los auténticos protagonistas?... ¿Lilou y su gato?.... ¿Las hojas?...
Otra aventura para este otoño que se nos ha internacionalizado con este cuento.... no será el único, ya vereís.
(Tit: Folia & Folio. Une aventure de Lilou. Masson, C. Des ronds dans l'O, 2011)

miércoles, 21 de noviembre de 2012

Una jirafa de otoño


"Tienes una mancha muy extraña". A partir de esa frase, una jirafa que parecía ser como las demás comienza a vivir apartada del resto. Porque no, no es como las demás. Su cuerpo comienza a cambiar las manchas que tienen todas las jirafas por hojas, y lo que es peor, llega el otoño y las hojas, es decir sus manchas, comienzan a caer. Así que decide vivir camuflada en zonas boscosas, escondíendose de las demás, pero... ¿podría ir a peor la cosa?.... Pues si. Un buen día es atacada por un fiero león, y la pobre del susto, y de la carrera que se mete por escapar de las garras del felino, pierde todas las manchas, quiero decir, las hojas.
La pobre no puede más y llora desconsolada cuando cae la noche. Pero pronto descubre que hay más animales que no son "normales", como un pequeño hipopótamo.... digamos, de un color bastante diferente al resto.

- ¿Eres una jirafa? - Le pregunta un pequeño hipopótamo.... ROSA!!!! - Estás muy bonita así.
- Gracias, pero echo de menos mis hojas.
-¿Hojas?
- Quise decir manchas

Poco tiempo después, ella sigue triste a pesar de haber descubierto más animales "raros", se topa con un elefante... algo peculiar.

- ¿Porqué lloras pequeña?. Una jirafa tan bonita como tu no debería llorar - le dijo el elefante... VOLADOR!!!!! - Yo aprendí que ser diferente no es malo.

Conocerá además a unas cebras sin rayas, felices junto a una manada "normal", y otros muchos animales con sus peculiaridades y rarezas. Al final descubrirá que ser diferente no es tan angustioso, y el sabio elefante le contará la historia de una elefanta blanca, que ve en sus sueños, y de la que está enamorado.

- No te dé miedo. Las diferencias no están en el color, ni en la forma, puedes ser más alto, más bajo, más grande, más pequeño, más... pero nadie es mejor, ni peor por eso. Eso no nos hace mejores, ni peores.

La pequeña jirafa vuelve a su manada, y poco a poco le vuelven las manchas, sin embargo a pesar de que comienza a ser como las demás jirafas, ahora ya no le importa en absoluto el color de su piel. Quizá incluso echase de menos sus manchas como hojas de otoño... o tal vez no, si de verdad ha aprendido la lección.
(Tit: Una jirafa de otoño. Guerrero, A. Anaya, 2009)

lunes, 19 de noviembre de 2012

El otoño del oso

De nuevo os propongo la lectura de un autor japonés, y ya sabeís que no lo hago a propósito... es el destino que guia mis manos al elegir las lecturas....

En este caso la historia se desarrolla en las montañas de Hokkaido, pero perfectamente podría ser los picos de Europa, y los protagonistas una pareja de osos, madre e hijo, que ante la llegada del invierno deben comer para poder hibernar sin que les entre un hambre atroz, y les suenen las tripas cada dos por tres (en realidad tampoco se iban a enterar porque estarían durmiendo, pero bueno, más vale prevenir).
Primero se dedican a comer uvas silvestres, bayas y demás frutos que sabemos proliferan en estas fechas otoñales. Entonces el osito, que como todo cachorro es muy curioso, decide subir a la copa de un árbol, desde el que puede contemplar un hermoso río, y es que esa misma noche su madre le llevará a ese río para enseñarle a cazar salmones, será su primera caza y con suerte si se le da bien, será su primer bocado a un salmón.
Y eso hacen, al anochecer se sientan en la orilla del río a esperar.

- ¿Vendrán?. ¿Tú crees que vendrán? - le pregunta expectante a su madre.
- Claro que si - responde ésta muy segura.

Y en efecto, poco tiempo después, un hermoso banco de salmones aparece. Al principio parece fácil cazarlos, al menos su madre lo consigue en el primer intento, pero al pequeño le cuesta un poco más, sin embargo...

"Qué rico está el salmón que ha pescado él solo".

Y es que no hay nada como la recompensa tras un gran esfuerzo, ¿verdad?.
Cuando vuelven a la cueva el osito, una vez dormido, sueña con un enorme pez , un gran pez tan brillante como las estrellas que le alumbran, y que nada lentamente surcando el cielo.
(Tit: El otoño del oso. Tejima, K. Juventud 1990)

viernes, 16 de noviembre de 2012

El otoño

¿Cómo os imaginaís que puede ser el señor Otoño?.... ¿Quizás alto, delgado, con un bonito sombrero de copa, tan largo como él, y una enoooorme bufanda de hojas?. Pues así es como lo ve la autora, y así, acompañando al protagonista, van transcurriendo las páginas de este cuento entre vivos colores (ya sabeís: naranjas, ocres, más naranjas, marrones... Me encantan estos colores de otoño!!! ¿a vosotros no?) paseos en bici, chocolate caliente, fuego en la chimenea, tardes de merienda....
Pero el otoño avanza hacia el invierno, el tiempo es así, porque en realidad lo que quiere es encontrarse con su amada (¿acaso dudabaís que con este frío y este viento hubiese tiempo para el amor?.... pues lo hay). ¿Quereís saber quién es su enamorada?..... ¿Alguién intuye quién pudiera ser?..... No puedo leer más, jejeje.
(Tit: El otoño. Degliuomini, C. Sieteleguas, 2007)

Cuento de otoño

 
¿Conoceís a la familia de ratones que vive en el seto de las zarzas?. He de confesar que yo no, y ha sido todo un descubrimiento. En principio cuando vi la portada pensé en Beatrix Potter, pero me equivoqué, pero me dió igual porque las ilustraciones son tan hermosas como las de los libros de la autora inglesa. Preciosas ilustraciones para contar historias de animales "humanizados" (los ratones protagonistas son más guapos, educados, limpios y trabajadores que algunas personas que yo conozco) que viven en unas preciosas casas justamente ahí, en el seto de las zarzas.
En esta ocasión (hay un cuento por cada estación, así que estos lindos ratoncillos nos harán alguna visita más) va a ser Hortensia, la hija de los señores Ratapies, la protagonista indiscutible de la trama, pues no se le ocurre otra cosa que echar a andar por el bosque, mientras los demás la buscan preocupados ante la noche que se avecina y los peligros que puede encontrar.
En su tranquilo caminar entre los campos de maiz, ve como los demás ratoncillos recogen los frutos típicos del otoño, y sin darse cuenta se pierde, hasta que es rescatada por una patrulla de búsqueda dirigida por su abuelo y sus propios padres. Al llegar a casa sana y salva, su madre le hace un café de bellotas (este café si le pueden tomar los niños... y mucho más si son ratones) le pone a calentar su camisón, y mientras ella repite asustada que nunca más volverá a salir sola al bosque, su madre le canta mientras la arropa esta canción:

                                                    Abriga tus patitas
                                                    abriga tus bigotes
                                                    la despensa está llena a rebosar;
                                                    que tengas dulces sueños
                                                    que la noche te guarde
                                                    y que mañana el sol vuelva a brillas.

Delicioso cuento para leer a los más pequeños, para disfrutar los mayores de las ilustraciones, y para leer una tarde de lluvia con un chocolate caliente o.... ¿porque no? un café de bellotas. Si no lo conoceís, os gustará.
(Tit: Cuento de otoño. Barklem, J. Destino, 1996)



Noviembre, es tiempo de otoño

He decidido hacer meses temáticos, y ahora toca pensar en el otoño, así que en noviembre todas las lecturas girarán en torno al color de las hojas de los árboles (que por si no os habeís dado cuenta no es un sólo color si no muchos dentro de la gama de los naranjas y los ocres) las castañas, setas, bellotas , el frío, el viento... ¿Cómo vivirán los animales esta estación?, en realidad ¿quién, o qué, es el Otoño?, ¿Hay frutas en esta estación?. Estas y otras muchas respuestas a continuación con las lecturas de este mes. ¿Preparados?..... AHORA SI QUE SI, HA LLEGADO EL OTOÑO A ESTE BLOG!!!!!!!

lunes, 29 de octubre de 2012

Octubre ilustrado (VI)

Este autor ya nos tiene acostumbrados a que sus protagonistas sean niños con una imaginación desbordante, lo que les lleva a protagonizar historias tan increibles como esta: había una vez un niño que un día se quedó atrapado en la luna... y no estaba solo.
Todo comienza cuando un buen día este niño encuentra en su armario un avión, y decide salir a dar la vuelta al mundo con él. Pero el viaje queda interrumpido cuando se queda sin gasolina, por lo que decide aparcar en la luna. Allí coincide con un marciano al que se le ha averiado su nave espacial. Lógicamente se hacen amigos, porque de ese modo no se sienten tan solos y tan tontos, allí tirados sin poder hacer nada.
Así que entre los dos comienzan a pensar las soluciones para sus respectivos problemas, lo que le lleva al niño de vuelta a casa para coger la gasolina y las herramientas necesarias. Solo que.... una vez que está en casa calentito, sentado en el sillón frente al televisor, se olvida por completo de lo que tenía que hacer, pero tranquilos, esto es un cuento con final feliz. Al final regresa a la luna, no sin antes recorrer decenas de montañas altísimas, hasta que desde la más alta puede llegar a coger la cuerda que le tira su amigo marciano desde la luna.
El niño arregla la nave espacial, mientras el marciano llena el depósito de gasolina de su avión, y así todo queda arreglado. Ambos pueden regresar a sus casas, después de haber compartido miedos, problemas, pero también soluciones.
Sencilla historia que basa su mensaje en lo importante que es la empatía con el otro que tenemos al lado, aunque estemos en situaciones tan opuestas, como... las dos caras de la luna.
Os dejo también el enlace de un video basado en el libro: http://www.youtube.com/watch?v=GW7ynnxyKPw.
(Tit: De vuelta a casa. Jeffers, O. FCE, 2009)

Octubre ilustrado (V)

Elmer es un elefante poco usual. Es un elefante que no tiene el color de los otros elefantes. Es decir, no es" gris elefante". Elmer haría las delicias de cualquier aficionado al arte cubista porque su piel está llena de cuadros de vivos colores: rojo, amarillo, verde, azul, blanco.... todos los colores que puedas imaginar menos.... exactamente, gris.
Y así también es su forma de ser, como un gran arco iris, por lo que los demás miembros de la manada se lo pasan pipa con él. Con sus juegos, sus bromas, sus tonterías. Elmer es el alma de la fiesta, el rey de la manada, pero... un buen día Elmer se cansa de ser todas esas cosas, se siente cansado de que los demás elefantes se rian de él, o con él (ya aprenderá que hay una gran diferencia entre ambas cosas) y decide huir para tratar de ser como los demás.
Durante todo el camino los animales de la selva le irán saludando, porque ser diferente al resto y el más conocido de la manada tienes estas cosas. Al final encontrará unas bayas en las que se rebozará con ahinco hasta dejar su piel como la del resto de los elefantes, y de este modo, siendo ya uno más vuelve sobre sus pasos. Pero esta vez ningún animal le reconoce, ahora es uno más, y por tanto ya nadie le dice: ¡Adios Elmer! o, ¿Dónde vas Elmer? y ni tan siquiera ¡Qué bonito día Elmer!.
Al llegar a la manada nadie le saluda, es un elefante más, lo que él quería, pasa totalmente desapercibido. Sin embargo unos negros nubarrones se acercan y Elmer teme que la lluvia acabe con su plan, así que tras aguantar cuanto puede, no tiene más remedio que soltar un soplido de angustia: ¡BUUUHHHHHHH!.
Al oirle los demás elefantes, en principio se asustan, pero luego, como la lluvia que ya cae le está devolviendo los colores a Elmer rien entusiasmados, exclamando que es la mejor broma que ha preparado  nunca, y deciden que a partir de ese momento haya un día en que los elefantes se pinten de colores, y él se pinte de color elefante. De ese modo todos juegan a ser diferentes de como son por un día.
Otra divertida historia para contarle a los niños que no es malo ser diferentes del resto, ya no sólo como respeto a los demás, si no para valorar la diferencia de cada uno. La cuestión ya no es ser tolerante, es amarte por encima de todo y todos, porque la diferencia entre unos y otros es lo que nos hace humanos.
(Tit: Elmer. McKee, D. Beascoa, 2008)

martes, 16 de octubre de 2012

Octubre ilustrado (IV)

http://www.youtube.com/watch?v=YmWg-egPJkk&feature=plcp

"Nada es real, excepto ese minuto que llamamos hoy", no se de quién es la frase pero me viene al pelo para hablar de un cuento que muestra como la imaginación nos puede llevar a vivir momentos inolvidables, nos depara sorpresas insospechadas, y nos hace ser dichosos precisamente en esos instantes de realidad que llamamos minutos.
No existe nada que la imaginación no pueda hacer real, y siendo así... ¿Porque con tanta facilidad olvidamos que podemos soñar... incluso dormidos?. Si habeís oído bien, incluso dormidos, que ya sabemos es lo normal. Hagamos de la imaginación nuestra forma habitual de vivir, y si los adultos no quieren hacerlo, porque ya no son unos niños, al menos vosotros, niños, no dejeis nunca de soñar, no dejeis nunca de imaginar.... yo no lo hago. Ningún comentario más, prefiero que veaís el video, es precioso, como el cuento.
(Tit: Dentro de mi imaginación. Arteaga, M; Celej, Z. Cuento de luz, 2012)

lunes, 8 de octubre de 2012

Octubre ilustrado (III)

Preciosa versión japonesa (lo que no significa que esté escrita por autores japoneses) de La Cenicienta, donde la varita mágica se sustituye por un no menos mágico abanico, y los zapatos de cristal por unos gera (calzado típico japonés) de nácar. Bien es cierto que aunque hay algunos cambios: el zapato lo pierde en una segunda fiesta a la que asiste, lo que se convierte en carroza no es una calabaza si no una col, el animalillo que tira del coche en lugar de ser un ratón, es un grillo, y el padre vive... lo que sinceramente no le sirve de mucho a la pobre chica.
Pero en definitiva el cuento habla de una muchachita bondadosa y trabajadora, de su madrastra y sus dos hijas, ambas tres insoportables, y de cómo conoce al amor de su vida, a su príncipe azul, en una fiesta (ya digo que en este caso acude a una segunda cita) en la que pierde un zapato que servirá después para encontrarla. Las ilustraciones preciosas, al más puro estilo oriental, llenas de delicadeza, elegancia y ternura. También ofrece esta versión la oportunidad de leer algunos haikus (poema breve tradicional japonés).

                                               "Reflejo de un amor perdido
                                                el agua gris de hastío
                                                llora el sol"


                                                "Cuando sobre la rama
                                                 del ciruelo
                                                 el ruiseñor saluda la nieve"

Una historia que, aunque bien conocida, es original por mostrarnos otra cultura, algunas palabras típicas, poesía, y bellas ilustraciones. ¿Qué más se puede pedir?.
(Tit: Flor de ceniza. Combier, A; Rourby, A. Zendrera Zariguey, 2008)

martes, 2 de octubre de 2012

Octubre Ilustrado (II)

A través del contenido de una caja, una niña nos explica el valor real de las cosas que guardamos. Una canica, un pájaro de trapo, una pulsera, unas cuantas hojas secas, un rotulador de punta fina, un puñadito de migas... ¿Quién no ha guardado algo en espera...? ¿En espera de qué?. Pues eso es lo que se plantea la niña dueña de la caja y sus tesoros, que las cosas tienen más valor si se les da la oportunidad de que tengan su propia vida. Así que a partir de ese momento va liberando la canica, que tira rodando calle abajo, las migas, que las ofrece a los peces de un estanque, una pulsera, que decide vender en un mercadillo... .
"Quién sabe dónde estarán las cosas que dejé marchar", se pregunta.
Lo último que hace es dejar el pajarillo de trapo junto a la ventana... Es de trapo, pero un pájaro a fin de cuentas.
"... tú que eres un pajarito, y todos los pajaritos vuelan, así que tú también puedes volar... ¿Eso te lo crees?". Le pregunta al pajarillo tieso junto a la ventana.
¿Y tú?. ¿Crees que el pajarito, aún siendo de trapo llegó a volar?
(Tit: La caja de los recuerdos. Castagnoli, A. Alsenault, I. OQO, 2010)

Octubre Ilustrado (I)

Ejemplo perfecto de cómo la obsesión por el álbum ilustrado lleva a editar textos sin ningún contenido (la historia es de lo más simple, y cuando digo simple no quiero decir sencilla, quiero decir simple) siendo solo un pretexto para acompañar unas bellisimas ilustraciones de Rebeca Dautremer.
 La historia cuenta como un libro cae de la mochila de Marian, es recogido por una urraca, porque la portada del libro brilla, y ya sabemos que estos pájaros se pirran por todo lo brillante, y se lo lleva a su nido. Allí, debido al viento, se abre y los polluelos pueden contemplar la historia de Ícaro (casualidad), y gracias a lo que cuenta el libro hacen su primer vuelo. De ahí sale volando (los polluelos no, el libro) y va a chocar contra el globo de un amable señor que ve el nombre de la niña escrito en su interior, y decide buscarla. El viento, de nuevo, hace que el globo vaya hasta donde está la niña y el libro así regresa a las manos de su dueña. Lo dicho, de lo más simple. ¿Qué pretende esta historia si no es hacernos disfrutar de los preciosos dibujos?. Literatura (si se le puede llamar así) sometida al boom de la ilustración. Claro que, como siempre, es mi humilde opinión.
(Tit: El libro que vuela. Laury, P. Dautremer, R. Edelvives, 2011)

jueves, 27 de septiembre de 2012

La niña que podía volar


"Ser simplemente tú mismo en un mundo que se esfuerza,día y noche, por que seas como los demás, significa librar la batalla más dura que un ser humano puede librar; una batalla que no cesa jamás"

Son palabras de E. E. Cummings que a modo de prólogo introducen esta bellisima historia que te hace reflexionar en quién eres realmente, y si merece la pena sacrificar tu verdadero yo por.... pongamos por caso tener el Ipad 5 última generación.
Por que no todos tenemos que ser iguales, menos mal!, por que, no solo tenemos derecho a no ser como los demás, si no que debería ser obligatorio no serlo, y premiar actitudes, valores, comportamientos, gustos, maneras de sentir y pensar, diferentes al resto.
Piper, la protagonista del libro, es una niña rara, tan rara que puede volar, y como eso no es "normal" entre las personas, sus padres en parte para protegerla, para protegerse a si mismos, pero también por vergüenza, deciden que no salga de su casa.
Aún así, su habilidad llega a oidos de una temible organización que, bajo la apariencia de un colegio tipo los X-Men, decide acogerla en sus instalaciones junto a otros niños tan especiales como ella.
Allí descubrirá, no solo que dicha organización no cuenta toda la verdad sobre sus intenciones, que todo hay que decirlo son de lo más cruel e inhumano, si no lo más importante: que jamás debe renunciar a ser quien es, a pesar de lo que digan y hagan los que la rodean, y que el valor de la amistad y la autenticidad es lo más valioso que poseemos.

"Existe un lugar en las profundidades de cada persona que está escondido y resulta dificil de encontrar. Si las cosas se ponen muy negras y la vida se vuelve demasiado dificil, algunas personas viajan hasta ese lugar y nunca regresan...".

Para llegar a convertirse en un adulto comprometido con uno mismo, hay que comenzar por ser un niño orgulloso de si mismo, y si algún día llega un momento en el que caes en esa profundidad, saber que puede salir con más fuerza, sabiduría, y valor.
Lectura no solo recomendable, yo diría que obligatoria para reafirmarnos, como niños, como adultos, en definitiva como personas.... ¿Se nota mucho que me ha entusiasmado?.
(Tit: La niña que podía volar. Forester, V. Montena, 2010)

martes, 25 de septiembre de 2012

Un precioso regalo que me cayó en los pies...

Sinceramente no se muy bien para qué edad estaría indicado este libro, pero lo que si se es que es un maravilloso regalo para cualquier madre, hija, o mujer simplemente. Y ahora que el otoño ya ha llegado y estoy con el sensible puesto (aún más me refiero) quiero recomendar este libro que, casualmente, me cayó en los pies mientras buscaba otro título.

"Un dia conté tus deditos y los besé uno por uno.... Y algún día cuando hayan pasado muchos años, tu pelo se tornará plateado a la luz del atardecer, y cuando ese día llegue, mi amor, te acordarás de mi"

Un libro sobre como pasa la vida en un suspiro, y como contárselo a tu hija de una manera sencilla, bella y sin dramatismos. Precioso libro que recomiendo regalar, comprar, leer, disfrutar de sus delicadas ilustraciones, en definitiva tener a mano... porque la vida pasa para todas/os y apenas nos damos cuenta.
(Tit: Algún día. Mcghee, A; Reynolds, P. Serres, 2007)

El miedo de Mo

De todos es sabido que una bruja debe dar miedo, ¿no? solo que... ¿cómo asustar cuando mides 7 centímetros?. Mo es una brujita que sufre pesadillas por ese motivo, y por eso es una brujita, no una bruja. Mo es tan diminuta porque cuando era pequeña se quedó encerrada en una taza de te.... no, no nos cuentan que hacía metida allí, pero eso fue lo que ocurrió y lo que hizo que no creciera más.
Sus colegas "brujiles" se mondan de ella y de las escasas posibilidades que tiene de triunfar como una auténtica bruja, y todo eso unido, hace que Mo sea la única bruja del mundo que teme a los niños.... Si, como lo estaís oyendo, una bruja que tiene miedo a los niños, y que en sus pesadillas los pinta enormes, crueles, groseros...
Pero no todos los niños son malos, no. Mo duerme en una pequeña taza de te bajo la cama de Violeta, una niña con la que descubrirá que hay que enfrentarse a los miedos con cariño, amistad y música.
Un estupendo relato que, de manera sutil, trata el miedo y sus consecuencias (pesadillas, taquicardias, ansiedad..) explicando que enfrentarse a esas sensaciones tan desagradables es muy fácil, tan solo hay que reir, cantar o soñar.
(Tit: El miedo de Mo. Neira Cruz, Xosé A. MacMillan, 2010)

lunes, 17 de septiembre de 2012

Un bicho raro

Un bicho raro... o como aprender a dibujar un ratón. Porque aunque el objetivo del cuento no fuera ese, lo cierto es que enseña paso a paso como hacerlo.
Comenzamos con algo que parece un huevo.... ¿lo será?, continuamos con unas orejas, un rabito, unas pequeñas patitas.... ¿De qué animal se trata? ¿Porque será un animal, no?...... y poco a poco llegamos al final del cuento... del derecho.... ¿CÓMOOOOOOO?.... Si, es que este cuento tiene derecho y revés..... y si lo dudas..... tan solo tienes que tenerlo en las manos para comprobarlo... y leerlo, claro!.
Una entretenida forma de descubrir a los más pequeños como es un ratón, así de simple.
(Tit: Un bicho raro Daporta, M. Factoria K de libros, 2009)

miércoles, 12 de septiembre de 2012

Un intruso en mi cuaderno

Si estáis con el sensible puesto, os recomiendo tener un pañuelo cerca.... Y os preguntaréis si os voy a recomendar un dramón a estas alturas de verano, claro!. Uhmmmmm..... lo cierto es que es una historia algo sensiblera y un tema muy recurrido, pero que merece la pena leer... aunque acabes sonandote los moquillos, si.
Un buen dia aparece dibujada en el cuaderno de Mariano una primera mariposa (habrá unas cuantas más) y este niño que quiere ser astronauta o futbolista, decide convertirse en investigador para descubrir quién es el autor de ese dibujo. De este modo aprende que las apariencias engañan, que puedes llegar a convertirte en el mejor amigo de alguien con el que no contabas, y que la amistad está por encima del mayor de los ridículos, si consideras hacer el ridículo disfrazarte de mariposa o raparte la cabeza al cero.
Mariano descubre que detrás de esas mariposas que va recibiendo está Carlota, una niña "pija" que acaba por convertirse en la persona más importante de su vida, y junto a la que descubre todas esas cosas, aunque lo primero que descubre es el motivo de esos dibujos:
"Quería tener un amigo tan sensible como yo... y si te gustan las mariposas, seguro que lo eres".
Y lo que el lector aprende con la lectura de este libro es a CREER!!!!!! lo importante que es para conseguir aquello que se quiere, y como unas simples mariposas de papel pueden obrar un milagro.
(Tit: Un intruso en mi cuaderno. Sifres S. David. Premio Ala Delta 2012)

jueves, 6 de septiembre de 2012

Vuelta al cole!!!!!!!

Para los que ya han comenzado las clases, y para aquellos que comienzan el lunes, nada mejor que compartir el primer día (Que nervios!!!!!!!!) con Splat, el encantador y tierno gato negro obra de Rob Scotton (me pregunto si eligió ese color para acabar con la fama de estos pobres).
En esta ocasión Splat se enfrenta a su pimer día de cole tras las vacaciones. Primer día de cole que significa: DEBERES.
Pero la cosa no parece tan grave, tan solo tiene que hacer una redacción explicando lo que ha hecho en sus vacaciones, solo que.... ha hecho tantas cosas y todas tan divertidas y emocionantes que no sabe por donde empezar, porque se pregunta ¿Cómo contar en una redacción toooooodo lo que ha pasado este verano?.....
Carreras de bici, nadar con tiburones, partidos de fútbol, buscar un tesoro pirata, construir un cohete.... ¿he mencionado que en todas las ocasiones perseguido por su hermana pequeña?.... Dato importante que no puedo olvidar, porque si hay algo original que pueda mostrar a sus compañeros en esa redacción, es precisamente: SU HERMANA PEQUEÑA..... que pesada es!!!!... pero es su hermana y está feliz de poder seguirle en todo lo que hace, y él al final..... también.
(Tit: Splat, el gato. ¡La vuelta al cole!. Scotton, R. Ciempies, 2012)



martes, 4 de septiembre de 2012

999 hermanas ranas se mudan de charca

Una historia que habla sobre generosidad, valentía, solidaridad, fuerza... y de la que son protagonistas una familia de ranas que tienen que buscarse otra casa, por motivos de espacio:
"¡Nos mudamos! ¡Poing, pong-pong! En fila, seguid a vuestro padre."
Después de un accidentado viaje:
"¿Falta mucho?. Tengo hambre. Tengo sed"
Parece ser que también las ranitas llevan igual de mal eso de los viajes, y claro! como a ellas no se les puede poner una peli mientras....
Un viaje accidentado donde juguetean sin saberlo con la cola de una gran serpiente, surcan el cielo en las garras de un milano, y al final caen, desde una altura enorme, en una gran charca que será su hogar definitivo, y donde pueden vivir felices y contentas, sin estrecheces. "¡CROAC, CROAC!"
Una historia tan sencilla como enternecedora de la que tiene mucha culpa su ilustrador Yasunari Murakami por sus encantadoras, sencillas y tiernas imágenes. Precioso cuento que te hará sonreir cuando lo estés leyendo y, lo más importante, te dejará al finalizar una gran sonrisa en el corazón.
(Tit: 999 hermanas ranas se mudan de charca. Kimura, K; Murakami, Y. Barbara Fiore, 2003)

jueves, 30 de agosto de 2012

Los mejores días

Un texto que sirve de excusa para unas preciosas ilustraciones, en las que Marina, la protagonista, y su conejo de peluche amarillo, aparecen en todas ellas, a veces camuflados, otras como auténticos protagonistas. Porque Marina tiene mucha imaginación, pero sobre todo sabe que hay dias en los que todo puede ser posible.... como bien sabeis.
Dias en los que:  TODOS LLEVAN CEREZAS EN LA CABEZA
                            LA CIUDAD PARECE UNA SELVA TUPIDA
                            TODO ESTÁ AL REVÉS
                            A TODOS LES DAN UN BESO
                            TODOS SE SIENTEN ARTISTAS
                            LAS SOMBRAS SON DE COLORES
                            TODOS PUEDEN VOLAR
Estas, y otras tantas cosas pueden suceder, cualquier dia (si, incluso los lunes de colegio después de unas vacaciones) si tenemos la imaginación suficiente. Marina nos demuestra que así es.
(Tit:Los mejores dias. Janisch, H. Bausch, H. Edelvives, 2002)


Piernas largas, cordones, pelo rizado y suave, pecas, manos limpias y olor a colonia.... ¿Tiene pinta esto de causar miedo, un miedo horrible?...... NOOOOOO!!!!. Sigamos.
Un colegio (bueno, esto puede que un poco si, jejeje), un partido de fútbol, papás en la puerta del cole esperando.... ¿Y esto tiene pinta de dar un pavor enooooorme?..... NOOOOO!!!!. Parece todo de lo más normal, ¿no?..... Ummmmmm aquí sucede algo extraño, ¿verdad?.
En el comienzo del cuento alguien dice: "Esta noche he pasado mucho miedo. He tenido una pesadilla... HORRIBLE!!!. A continuación ese alguién describe lo que ya hemos visto antes.
Y al final de la historia todo cobra sentido: "Déjate de bobadas y termina de desayunar. Ya sabes que los niños no existen". "Tienes razón papá, que alivio".
Dibujos en tiza blanca sobre fondos negros o en colores, para explicar una divertida historia sobre como "lo normal" para cada uno (incluidos los monstruos) es algo muuuuyy diferente. Divertido, diferente, original..... monstruoso!!!!!.
(Tit:¡Socorro!. ¡Este no soy yo!. Aznar, J. Ilus. Blanca BK. Apila Ed. 2009)

jueves, 23 de agosto de 2012

¿Puede un ser, mitad almohada, mitad gorro de dormir, mosquearse porque le llamen "gordinflón"?.... ¿Tú lo harías?.... Yo, sin duda, y nuestro protagonista también. Comenoches, que así se llama este tierno "gorromohada" (Si, me lo he inventado ahora mismo... pero queda chulo, ¿no?) se ofende tanto porque la luna le llama gordinflón, que un buen dia decide dejar de comer un solo bocado de noche. De tal modo que dicho y hecho se sienta sobre su montañita, cruzado de brazos, notablemente enfadado.... ¿Qué pasaría entonces?.
Pues al principio nada, todo iba bien, pero llegó un momento que la luna estaba cansada de tanto alumbrar, y el sol se moría de impaciencia por salir en algún momento, por no decir lo desconcertada que andaba la gente..., y el sueño que tenían!!!.
Así que los niños decidieron gritar al cielo llamando al Comenoches a ver si les hacía caso, y el pobre al tratar de responder... Oopsss!!! se tragó un trocito de estrella y.... Ummmmm, estaba tan buena!!!!..... que olvidó porque había dejado de comer. Así fue como todo volvió a la normalidad, y la gente pudo, de nuevo, disfrutar de atardeceres y amaneceres....
          
"Comenoches volvió (...) y cuando descansaba en la cima de su montaña, se comía siempre un pedacito que se había guardado en su sombrero... para no olvidar nunca lo deliciosa que es la noche".

Como delicioso es este cuento, sin duda. Una sencilla historia que contar a los más pequeños, justo antes de irse a dormir.
(Tit: Comenoches. Juan, A. Santillana, 2004)

lunes, 13 de agosto de 2012


Seguimos con países lejanos y culturas diferentes, o no tanto, porque los tiempos de duelo, cuando mueren personas queridas, no entienden de idiomas, fronteras, ni distancias.
Jadiya es una niña que vive en España (Málaga) con sus padres, y los veranos regresa al poblado para ver a la familia que ha quedado allí, pero sobre todo para estar con su abuela, Zhora, una figura que encarna la magia, el aroma, los sabores, y la gastronomía de su país, Marruecos, y que no duda en deshacerse en halagos y caratoñas con su nieta, cuando están juntas, y a la que suele decir: "Mi miel, mi dulzura, mi perla, mi corazón".

Pero un día de invierno reciben una carta, Zhora ha muerto, y desde allí, desde España, lo único que pueden hacer madre e hija es llorar. ¿Qué si no?. A los dos días Jadiya recibe un regalo muy especial. El caftán que su abuela tejía para ella, para que la recordase siempre, y para que su ausencia, en los inviernos, no fuera tanta. Desde ese momento Jadiya no se lo quita porque vestida con él, efectivamente, recuerda y retiene consigo la memoria de su abuela, pero....

Zhora le ha pedido que ese verano, de regreso al poblado, en la travesía del barco, eché el caftan por la borda, pues la magia, la dulzura, el olor, el amor ya estaban para siempre impregnados en su nieta, la prenda ya no la necesitaría nunca más. Y así lo hizo, y al tirar el caftán a las aguas del mar pudo cantar en su lengua de origen la bella canción que le cantaba su abuela de pequeña:
"Duermete niña, duermete ya, que la comida pronto estará, si no lo está la del vecino te traerá mamá"

Y es que al fin y al cabo todos los cariños, las ausencias, todas las canciones, las historias, no se diferencian mucho unas de otras, aunque sean de culturas diferentes, ¿verdad?.
Las ilustraciones acompañan al texto, sobre todo el color azul, otorgándole una magia especial, una musicalidad diferente a lo habitual.
(Tit: Mi miel, mi dulzura. Piquemal, M; Nouhen, E. Edelvives, 2004)
Babaï en iraní es una palabra infantil que significa corderito. Y ese es precisamente el protagonista de esta historia, de preciosas ilustraciones, que se puede leer en castellano, y en persa en sentido inverso.

Ambas historias hablan de un corderito aburrido que decide hacerse un jardin, y que después de la tierra, el agua, las semillas y el sol necesarios, se da cuenta que a su jardín, recién creado, comienzan a llegar multitud de especies animales, que a su vez van llenando las hermosas páginas de este cuento. Al final el corderito encuentra su sitio: justo en el medio, rodeado de plantas, flores, y animales como si fuera un tapiz, una alfombra.....

La versión persa comienza con ese tapiz, con un viajero que descubre que no lo es tal, ya que se trata de Babai y su jardin. A partir de ahí el corderito le irá contando, mientras toman una taza de te, de donde han salido los animales, las flores, las plantas....

Muy original, un cuento precioso cuyas ilustraciones nos llevan a paises muy lejanos, resultando así un buen modo de apreciar, desde el respeto, culturas, en el fondo, no tan diferentes de la nuestra.
(Tit: El jardín de Babaï. Sadat, M. Kökinos, 2004)

martes, 7 de agosto de 2012

Curiosa historia donde se habla de no darse por vencido nunca, de cooperación, de cariño y de lo importante que es...... tener hambre!!!!!.
Dos ancianos viven en una casa, donde tienen un descuidado huerto que comparten con: 4 gallinas moteadas, dos gatos negros (no son supersticiosos, por lo que se ve), 6 canarios amarillos, 2 cerdos panzudos, 5 gansos blancos y 1 gran vaca marrón.
Llegado el mes de marzo: ¡Es hora de que sembremos las hortalizas! dice la anciana. Manos a la obra plantan zanahorias, patatas, judias y nabos. Durante esa primavera llovió mucho, mucho, mucho, lo que hizo crecer a todas las semilla..., pero sobre todo al nabo.
Una mañana de septiembre el anciano dijo: ¡Es hora de que recojamos el nabo!, pero....
El solo no pudo, el nabo era tan, tan, tan grande que una sola persona no podía. Así que llamó a su mujer, pero tampoco pudieron ellos dos juntos. Probaron con cada uno de los animales que vivia con ellos, y ni por esas. Hasta que la anciana pensó en el ratoncillo hambriento que vivía en la cocina. Se fué a por el, éste se unió a todos, y entonces.... ¡POP!.... el nabo gigante salió volando.
Todos cayeron unos encima de otros riendo entusiasmados. Aquella noche la anciana hizo un guiso de nabo cocido para que comieran todos, sobre todo.... ¿sabeís quién?.
Preciosas las ilustraciones de Niamh Sharkey, llenas de colores vibrantes, muy explicativas pero sencillas, que completan a la perfección el texto.
(Tit: El nabo gigante. Tolstoy, A. Ilustraciones de N. Sharkey. Omega, 2002)

viernes, 3 de agosto de 2012

Hace tiempo, en un taller que hice sobre el álbum ilustrado, se puso un ejemplo de un cuento de un autor japonés que, en su país era muy apreciado, y que en cambio en occidente no llegaba a tener éxito. Bien, pues este título me ha recordado mucho a aquel autor (del que no recuerdo el nombre) porque me da la sensación que esta historia habría que verla con otros ojos, desde otra cultura, para poder apreciarla. La historia parece sencilla, pero el modo de contarla ya no lo es tanto.

"En un mar inmenso vivía un pececito llamado Toto" un comienzo de lo más candoroso, no digaís. Un pececito que lo único que quería era hacerse grande (hasta aquí todo normal, todos los niños quieren hacerse mayores antes de tiempo) y para eso hace que un pez le coma, y otro se coma a este, y otro se coma a ese, y... hasta que se convierte en un pez enooooorme (con cara de poco amigos, como podeís ver en la ilustración) de rasgos humanos y escamas de colores.
Desde ese momento se vuelve solitario y, arrastrado por la corriente, llega a orillas de una gran ciudad, y cuando ve a las personas quiere ser como ellas. Es en ese momento cuando conoce al otro protagonista, un niño que se llama Taroh, que no para de saltar, correr, brincar, y comer sin medida.
"Por favor te ruego comerme" le dice un buen día Toto (ilustración típica japonesa: árbol mecido por el viento en un acantilado, una ola enorme, la luna.... muy bonita, sin duda).
El niño, para llevar a cabo el deseo del pez, debe cargar con el hasta su casa, arrastrándalo con una larga cuerda, y durante el camino.... el pescado se seca (así es más fácil comérselo). Taroh come, come, y come hasta que no queda más que una raspa, que decide devolver al mar.
"Calló el sonido de las olas, y calló el sonido del viento. Taroh se dió cuenta de que había envejecido. El viento pasó como un silbido" (Al más puro estilo Haiku)

Tras su lectura puede haber más de una interpretación, filosofía, otras historias, pero.... me parece que no es un cuento que muchos niños (y no digo adultos) puedan, no ya entender, si no disfrutar como se merece. Es un cuento curioso, si.
(Tit: Toto y Taroh. Karo. Ilustraciones: Masakame Yone Kure. FCE, 2003)

viernes, 27 de julio de 2012

Tuerto, maldito y enamorado

¿Puede un humano enamorarse de un fantasma?. ¿Y un fantasma de un humano?¿Puede la literatura ser una asignatura apasionante, y misteriosa?. ¿Están las calles de Madrid repletas de almas en pena deseosas de qué alguien les ayude a continuar su camino?....
Elisa va a tener la oportunidad de conocer las respuestas a todas esas preguntas, y alguna que otra más, aunque para ello ponga en peligro su salud, e incluso su vida. Es esta una historia donde uno de los autores clásicos por excelencia de la literatura española, y su vida, cobra protagonismo, a raíz de un trabajo de fin de curso que debe hacer la hermana de la protagonista, y que acabará por enganchar, de uno u otro modo, a todos los personajes que intervienen en el libro.
La vida de una ciudad como Madrid aparece reflejada de manera brillante y divertida, con sus "chinos", pequeños comercios, estrechas callejuelas, casas museo apenas conocidas, gatos callejeros, inmigrantes, y, como debe ser, hasta una vecina loca.
La vida de Lope de Vega, también su muerte, pero sobre todo la de personas allegadas al escritor, darán la oportunidad a Elisa y su hermana Carmen, de saber más sobre la literatura de aquella época, sobre el Madrid del XVII, y de las pasiones humanas que, esas, no tiene fecha de caducidad.
Interesante, ameno, divertido, a veces angustioso, tierno.... como debe ser cualquier historia de amor que se precie.... "Quién lo probó, lo sabe"...
(Tit: Tuerto, maldito y enamorado. Huertas, R. Edelvives, 2010)

viernes, 20 de julio de 2012

Este cuento me recuerda a mis años de cole, y no porque dieramos clase en un tejado, viviera en el campo, o tuviera como compañeras de pupitre a unas gallinas, no, ya supondreís que no. Las ilustraciones me recuerdan a "mi más mejor amiga" de esos años, porque le encantaba dibujar y pintar, y sus dibujos, a los que dedicaba todo el tiempo y el amor del mundo, estaban llenos de rojos, anaranjados, azules, verdes y blancos, y recuerdo como utilizaba las pinturas con mimo, rellenando caras, cuerpos, el cielo y los árboles con esmero. Por eso me gusta este cuento, porque sus dibujos, preciosos y coloridos, me han recordado algo que me hace, muy, pero que muy feliz.
Y después de toda esta perorata os estaréis preguntando... ¿de qué va esta historia?. Pues de dar por hecho que el trabajo de los demás es siempre fácil de hacer y no darle el valor que se merece, sea cual sea el trabajo del que estemos hablando. Eso le sucede al granjero protagonista de la historia, le cambia por un solo día los quehaceres domésticos a su mujer, mientras que ésta hace el suyo y.... SE ARMA UNA GORDA!!!!!!! hasta el punto que, como ya dice el título, una vaca aparece colgando del tejado, pero... suceden más cosas, muchas más cosas, y todas de lo más descabelladas.
Las ilustraciones son de Paul Hess, os dejo su web por si alguién quiere ver más ilustraciones suyas, merecen la pena, son preciosas: www.paulhessillustration.com

(Tit: Una vaca en el tejado. Maddern, E. Hess, P. Blume, 2006)

jueves, 19 de julio de 2012

El protagonista de este cuento es un niño que se aburre muchísimo, y al que un buen día su mamá le promete que recibirá una sorpresa en unos cuantos meses.

¡Vaya, una sorpresa!. Seguramente será un ordenador (piensa)
¿Por Navidad o por mi cumpleaños? (sigue pensando)

Pero las fechas señaladas pasan y... NADA. En cambio, su mamá, después de haber engordado muchísimo, ha desaparecido.

¿Habrá explotado? (vuelve a pensar)

Pero no,y no sólo no ha explotado, sino que se presenta en casa con......

Tesoro, mira la sorpresa que te había prometido. ¡¡¡Una hermanita!!!

Una hermana que no para de llorar, gritar, que le parece adorable a todo el mundo (menos a él, claro está), y a la que todo el mundo (sus padres, sobre todo) le hacen más caso, pero mucho más caso que a él. Un horror!!!!!!!
Sin embargo, al final debe reconocer que la cosa no es para tanto y, como no tiene más remedio, también es verdad, acepta a la nueva dueña y señora de la casa.

No llores más hermanita que estoy aquí contigo. No tengas miedo... eres ruidosa y maloliente, pero también eres simpática.....

Hasta el punto que la prefiere a los videojuegos. ¿Será en todos los casos así?... me temo que no.
Un cuento para ESOS CASOS que todos sabemos muy divertido, las ilustraciones son muy explicativas, y ayudan mucho a meterse en el pellejo del "pobre" hermanito.
(Tit: Hermana por sorpresa. Mantoni, E. Everest, 2005)
.
- ¿Quieres decir que no tienes ni idea de qué tipo de viaje quieres emprender?
- Me temo que no.
- Mmmmm - dijo la hormiga- entonces necesitarás respuestas para muchas preguntas.
- ¿Y tú tienes las respuestas?.
- Bueno, si no puedo ofrecer la respuesta correcta, al menos si una respuesta equivocada.

Efectivamente, un total absurdo, y así es todo el libro, sencillamente genial. Pero ¿quienes son estos descerebrados? pues Carlos (un caracol) y Eduardo (una hormiga), los protagonistas, a pachas, de este delicioso libro que enseñará, a través de puntos de vista contradictorios la filosofía de la vida para niños a partir de 10 años. Canciones con letras absurdas, preguntas que en realidad son respuestas, saludos de bienvenida que en realidad son de despedida..... claro!, es que en realidad la vida es así, ¿depende mucho de donde nos encontremos, y quienes seamos?, al parecer así es, sobre todo para Carlos que está harto de leer mucho y no tener ninguna aventura que contar, por lo que decide salir de viaje para encontrar aventuras, y acaba encontrándose así mismo tratando de ayudar a los personajes que van apareciendo.... bueno, ayudando.... o no, depende de como se mire.

- Tú serás un grillo único en el mundo: cuando los animales te escuchen, no te oirán.
- Eso de ser creativo marca la diferencia

Total, que empeñado en buscar aventuras se las hace pasar al resto, como por ejemplo el pobre grillo que a partir de ese momento de "creatividad", ya no dice Cri Cri Cri, si no Gris Gris Gris....
Como dice el padre de Eduardo (la hormiga, y compañera de viaje): "Es mejor no buscar nada y encontrar algo, que buscar algo y no encontrar nada".

A lo largo del viaje lo que si encontrarán serán diversos animalillos con los que siguen entablando conversaciones de lo más divertidas, precisamente por lo incomprensibles que resultan o.... ¿acaso son pura lógica?.

- (...) no podrás decir que has vivido una auténtica aventura a menos que siga adelante contra viento y mareo.
- ¿Contra viento y mareo?
- Ya hemos ido un rato contra el viento, y lo mejor contra el mareo es que no mires hacia abajo.

Jejeje, lo dicho, al más puro estilo de los Hermanos Marx, una historia para disfrutar acompañado, quizá algunos padres necesiten que el niño les explique lo que están leyendo.... Mmmmmm, seguramente.

- ¿En qué me he equivocado?
- Por lo que yo se, en nada
- Te prometo que la próxima vez que haga nada lo haré mejor

Que lo disfrutéis muchísimo porque merece la pena leerlo, sin duda.
(Tit: Sin principio ni fin. Las aventuras de un pequeño caracol (y una hormiga todavía más pequeña. Avi. Ediciones BSA, 2009)

lunes, 9 de julio de 2012

Esta vez he rescatado una "antigüedad", una grata sorpresa que me ha deparado el destino que, como sabeís, me acompaña cada vez que visito la biblioteca. Digo lo de su edad porque la primera edición de este libro vió la luz en 1997, es decir... en el siglo pasado (jejeje).
La historia se desarrolla como sigue: Venecia siglo XII, un noble empobrecido, Rocco del Fiore, se casa, pese a la oposición de su hermano gemelo Niccoló, con una bella esclava de la que se enamora. De esta unión nace una niña, Angélica, que queda al cuidado de la fiel nodriza Sofonisba, mientras sus padres se embarcan rumbo a Oriente en busca de riquezas para poder cambiar de vida. La niña crece en la mansión, junto a su tío, pero no como legítima heredera, si no como una criada más, y para colmo de males, éste decide casarse con una viuda rica, y así tratar de acabar con la pobreza en que viven sumidos. La viuda rica tiene dos hijas, la mar de insoportables y feas, que harán la vida imposible a la pobre niña. ¿Os va sonando la trama?.
Cierto dia Angélica avista en la cubierta de un barco a un joven guerrero del que se enamora perdidamente (ya sabemos cómo son los amores de los cuentos) resultando ser Hugo de Riscobello (el apellido no le puede venir más al pelo) un noble que se ha quedado en la ruina por causa de su generosidad, y que parte a luchar en Las Cruzadas, como casi todo el mundo en aquella época, vaya. Y... al final, un zapato de cristal, de Murano para más señas, del que dependerá la felicidad de nuestra pareja protagonista. ¡¡¡Es La Cenicienta!!!.... uhmmmm.... podría ser (me estoy haciendo la interesante, por si no os habiaís dado cuenta).
La belleza de la ciudad de los canales, que el autor describe con pormenores, la riqueza de los palacios, los viajes a Oriente en busca de especias y joyas, las leyendas que corren de boca en boca, celos, venganza, amor... Recreándose en la Venecia del siglo XII, el autor, documentándose en un libro "inexistente", Crónica familiar de los antiguos Del Fiore, nos relata una versión con "veracidad histórica" del clásico La Cenicienta.
Destinado a niños de 4º de la ESO, quizá en algunos momentos los datos históricos sean complicados de entender, de todos modos es una lectura muy interesante que sorprende por dar otra visión de la conocida historia de la madrastra y sus repelentes hijas. Tiene su punto de exotismo, y eso también es de agradecer (no todas las princesas van a ser rubias de ojos azules, ¿no?). No obstante fue Premio Lazarillo 1996, yo me puedo equivocar... pero ellos no.
(Tit: Los zapatos de Murano. Fernández-Pacheco, M. Siruela, 1997)

viernes, 22 de junio de 2012

Ramón es un niño al que le gusta mucho dibujar y lo hace a todas horas, y en cualquier sitio, hasta que un día su hermano mayor se burla de lo que está tratando de pintar, un jarrón de flores:
"León soltó una gran carcajada.
- ¿QUÉ es ESO? - dijo."
Hay una cierta edad en el que esas cosas te las tomas muy en serio, así que Ramón, que ni siquiera respondió, arrugó el dibujo, lo tiró y trató de hacer un dibujo lo más parecido posible al modelo, pero... después de muchos meses, muchas bolas de papel arrugado, llegó a la conclusión de que era incapaz, así que dejó el la´piz encima de la mesa y dijo:
"- Me rindo-"
A esa cierta edad de la que hablaba no entiendes que rendirse en esta vida es lo último que hay que hacer, pero como aún es muy pequeño, tendrá que ser su hermana Marisol quien le enseñe el auténtico valor de las cosas... (Por cierto! su hermana es más pequeña, pero al parecer, más sabia).
"- ¿Y tú qué quieres?
- Sólo quería ver como dibujas
- Ya no dibujo, ¡lárgate!"
Y eso hizo, salió corriendo pero con la última bola de papel que Ramón había despreciado, y al perseguirla por toda la casa hasta su habitación, descubrio que su hermana coleccionaba "sus obras", y entendió lo que significa: CASI.
Ramón entonces comenzó de nuevo a dibujar, o casi, a escribir poesía, o casi, y  sobre todo comenzó a disfrutar... ¿o casi?. Y Ramón desde entonces fue casi feliz, que no esta nada mal, ¿verdad?.
Álbum ilustrado que cuenta una historia sencilla pero muy eficaz si lo que se quiere es explicar a los niños la importancia de ser ellos mismos, y el valor de lo que hacen, a pesar de los demás y sus comentarios.
(Tit: Casi. Reynolds, P.H. Ediciones Serres, 2004)

viernes, 15 de junio de 2012

Si estás cansado de asociar colores pastel al mundo de la infancia este es tu autor. Xavier Deneux trabaja y vive en París (que suerte!), y desde allí nos invita, una vez más, a que el negro sea el color con el que jueguen los más pequeños.
En esta ocasión son los sueños los protagonistas de unos dibujos con los que se identificarán enseguida, pues son sencillos, de pocos trazos, con colores planos (además del negro, rojo, verde, y un plateado fantástico) tal como dibujarían ellos mismos.
Hacer magia y deslizarse por un tobogan, columpiarse en un campo de amapolas, hablar con las ballenas, o ser príncipe/princesa son algunos de los sueños infantiles que se incluyen en este mini cuento de prácticas tapas de goma destinado a niños de 0/5 años. Bon apetit! que diría (digo yo) el autor.
(Tit: Mis sueños. Deneux, X. Océano, 2012)

miércoles, 13 de junio de 2012

¿El uso de la razón comienza a los siete años? ¿Eso no era una leyenda urbana?. Digo yo que dependerá de cada niño, lo cierto es que cada personita pequeña madura a una edad y otros, por ejemplo... no lo hacen nunca.
Sea como fuere, esta historia va sobre princesas y paciencias perdidas, aunque al final lo único importante sea, al parecer, el uso de la razón y la búsqueda de respuestas a preguntas que todo niño que se precie se hace alguna vez, como: ¿dónde hacen paciencia y como se puede prestar?, o ¿cómo se buscan las cosas invisibles? y ¿porque a las madres no les gustan las princesas?... Ah! ¿pero es que a las madres no les gustan las princesas?, esto es nuevo, yo lo ignoraba, me quedé en la generación en la que a todas las niñas, madres, y abuelas les gustaban las princesas, ahora, parece ser, no es politicamente correcto porque dan una imagen de "mujer-florero" que no es nada positiva.... ?????.
Lo que si me ha gustado de este libro es que defiende el uso de la imaginación como recurso para encontrar respuestas, pero también para hacerse preguntas, y también la presencia del libro como herramienta indispensable. Mariú, que asi se llama la protagonista de este cuento, encontrará todas las respuestas e incluso encontrará la paciencia que habia perdido su madre, hecho que, al parecer, es muy común, entre las madres de niñas de siete años.
(El día que mamá perdió la paciencia. Gopegui, B. Ediciones SM, 2009)
"Solo por un día" es la frase que repite a modo de mantra este libro, que enseña la necesidad de ser libre para poder crecer, de "volar" lejos de un mundo sobreprotector para ser quienes realmente somos en realidad.
"Oh", dijo el árbol cuando vio una pequeña semilla aferrada a su ramita: "¿Todavía aquí?, si no te das prisa, vas a perder el viento".
Pero la pequeña semilla no se movió
"Si no te das prisa, vas a perder a tus amigas".
Nada: la pequeña no se movió.
Con unas ilustraciones sin complicaciones, sencillas, de trazo ingenuo y delicado, asistimos a la relación de un árbol con una de sus semillas, y como éste justifica el miedo de la pequeña, protegiéndola hasta que el destino en forma de urraca, hace que la semilla se desprenda de la rama en la que sigue prendida y cae ... quiensabedónde.
"Pasaron los meses del sol y del viento. Un día al otro lado de la colina, el árbol vio, en medio del prado... un tronco derechito, esbelto, color ceniza..."
Y el árbol entendió, como también hacemos los humanos, que cualquier parte donde haya un hermoso prado en compañía de una flor, es un buen lugar para echar raices y dejar atrás el miedo, la vergüenza....
La vida es una aventura para descubrir y aprender, y de ese modo hay que contarselo, siempre, a los más pequeños, este es, sin duda, un buen libro para hacerlo.
(Quiensabedónde. Valentina, C, ilustraciones de Giordano, P. Adriana Hidalgo Ed. 2011)

martes, 29 de mayo de 2012

 

Una de las dedicatorias de este libro lo dice bien claro: "Para William Goldam, por La princesa prometida". El autor (Martín Piñol) es un entusiasta de esta historia, como yo misma (ya lo he confesado en otra ocasión) y su cuento así lo demuestra.
Se le pueden perdonar algunos "defectillos" (bajo mi punto de vista) a saber: que haya poca coherencia temporal, o que resuelva algunos capítulos con comentarios personales donde parece que se le ha acabado la inspiración; que utilice muchísimos de los recursos que aparecen en el cuento de Goldman (incluso me parece que algunos de los personajes, sus comentarios, su actitud son idénticas); o que haya una trama central bastante extensa, y sin embargo el final lo resuelva en "dos patadas". Pero aún así, con estos, para mi "defectillos", el cuento se lee con mucha facilidad, es divertido, irreverente, original.... vamos como La princesa prometida. Una "historia de amor" diferente (y tanto), una historia de amor entre dos "raritos" que no ven sus diferencias, al fin y al cabo ¿el amor no es ciego?. En conclusión: una historia muy divertida.
(Los dragones de hierro. Piñol, M.Alfaguara, 2010)

miércoles, 23 de mayo de 2012

- ¡No puedes tener miedo a la oscuridad!. Los mochuelos nunca tienen miedo a la oscuridad.
- Este mochuelo si.
- ¡Los mochuelos son aves nocturnas!
- Yo no quiero ser un ave nocturna. Quiero ser un ave diurna.
¿Cuántas veces en nuestra vida hemos querido ser algo que no eramos?. ¿Cuántas más nos hemos empeñado en no querer hacer algo que no nos convenía? ¿Y cuántas veces habremos hecho algo que en realidad no deberiamos haber hecho?..... MIEDO, nos puede, a veces, el miedo.
Pues esta es la historia de Plop (el nombre le va que ni pintado a este pequeño mochuelo de enorme narizota), de su miedo a la oscuridad, y de cómo logra vencerlo cuando se da cuenta de que no es tan horrible como el se cree. Con la ayuda de diversos personajes descubrirá que la oscuridad puede ser emocionante, agradable, divertida, necesaria, fascinante, maravillosa y hermosa.
Siete capítulos para intentar que el pequeño mochuelo, que debe hacer su primer vuelo nocturno, salga a lo desconocido, a la oscuridad sin ningún temor. Siete capítulos para descubrir que tememos a lo desconocido, pero que siempre hay gente dispuesta a ayudarte, y que no puedes renegar de ser quien eres, tan solo descubrir tus posibilidades y sacarles todo el partido posible.
Una historia encantadora, con unas ilustraciones en blanco y negro de lo más divertidas (los personajes no son "guapos" pero si tremendamente simpáticos. Divertida y necesaria porque.... ¿quién no ha sentido miedo alguna vez?.
(Tit:El mochuelo que tenía miedo de la oscuridad. Tomlinson, J. Edelvives, 2009)

lunes, 21 de mayo de 2012

Emotivo y aleccionador cuento que narra, entre enormes ilustraciones de árboles, pajaros, gatos y mariposas, la conversación entre un niño y su abuelo durante un atardecer y cómo, seguro, ese momento, ambos, lo recordarán siempre. La sabiduría de los mayores, la ingenuidad de los niños se entremezclan para contarnos lo importante que es vivir observando la Naturaleza. El niño aprenderá que observando y respetando el medio natural, le será más fácil conseguir lo que se propone. En algún momento sus páginas me han recordado a una de mis debilidades en ilustración: Jimmy Liao.
- Abuelo ¿tú crees que yo podría subir a lo alto del ciruelo?
- Claro que si.
- Pero, ¿tal vez debería ser más grande?
(El abuelo pone el ejemplo de los icebergs que a pesar de ser grandes, se deshacen)
- ¿Más fuerte?
(El abuelo pone el ejemplo de los dinosaurios, que a pesar de ser muy fuertes, desaparecieron)
- ¿Qué necesito?
(Y entonces el abuelo contesta con la sabiduría que dan los años)
- Paciencia, tocar, sentir, pensar en el árbol, hasta encontrar el modo de trepar por él.
¿Lo conseguirá?.....
Las ilustraciones ayudan a entender el mundo natural, son muy hermosas, en ellas prima el concepto del color, y la figura humana, tanto del abuelo como del niño quedan en un segundo plano. Los  verdaderos protagonistas, aquí, son los árboles.
(Tit: Los caminos de los árboles. Bruno, P;Cabassa M. La Fragatina, 2011)

martes, 15 de mayo de 2012

 

Una historia de lo más habitual. Merlin es un perro cuya placentera vida se ve alterada por la llegada de un bebé. A partir de ese momento (lo que sucede siempre, no tiene más miga la historia) el rey de la casa ya no es él, así que tiene que buscar amistades y cariño en otra parte. Eso le lleva a trabar amistad con una gata, cuyo nombre es Nomegusta, que a su vez también se queda preñada.
Pero el peor momento está por llegar cuando vienen las primeras vacaciones en las que Merlin estorba (si, esa es la cruda realidad de nuestras mascotas) y tiene que quedarse al cuidado de los vecinos (menos mal) porque "sus padres" pasan de llevarle también a él a la playa (bastante tienen con cuidar del recién llegado). 
¿Me habrán abandonado? ¿No me querrán ya? ¿Se acordarán de mi cuando vuelvan?... siempre me lo he preguntado. Qué debe pensar, ya no sentir, un animal cuando te vas durante unos cuantos días y rompes su rutina, pero sobre todo, rompes el lazo de cariño y complicidad que te une...
Un álbum muy simple, con dibujos muy "infantiles", me han recordado al patchwork, con una gama cromatica muy escueta: rojo, azul y rosa.
Aunque no dice nada que no sepamos ya, su desarrollo es útil para explicarle a un niño la relación con la mascota de la familia y los posibles viajes que puedan surgir.
(Tit:La mascota de Merlin. Alcazar, E. Ediciones B, 2011)

martes, 8 de mayo de 2012

"Apreciado caracol: quisiera hacerle una pregunta: ¿Querría ústed bailar conmigo?. ¿Encima de su casita, tal vez?". Esta invitación no resultaría extraña (más aún, quiero decir) sino fuera porque quién la hace es un elefante, pero de este modo comienza este curioso cuento que, página a página, nos descubre el ansia escritora que tienen todos los animales del bosque.
La ardilla le escribe a la hormiga, ésta al elefante, el elefante a la ardilla, ésta al oso, la tortuga al caracol, el caracol a.... hasta una carta se escribe así misma!. ¿Pero queda alguién a quien otro alguién no le escriba una carta?..... Pues si, el pobre topo, que dada esta pobreza literaria decide, también, escribirse así mismo.
Gracias a estas misivas los niños aprenderán algo más sobre la amistad, la soledad, la glotoneria, la vergüenza, el equilibrio o la prisa. Todo el que quiere decir algo lo dice, sin más, aunque pueda sonar ridículo: "Apreciada ardilla: eso que has visto no es que el viento me volcara, no creas, es que estaba bailando. Para ti. Porque has pensado en mi. No tienes que hacer más. Tu querida mesa".
Y si piensas que hasta aquí podiamos llegar, ¡una mesa escribiendo!, lee esto:
"Hoy me gustaría contarte mis recuerdos. (...) llegué a una playa de azúcar y vi a la jirafa, que me hizo una reverencia, y me sentó en una silla de fruta confitada (...) El sol se puso en mi honor, salió la luna y llovieron gotas de miel (...) me construyeron un palacio y yo..."
Si, una hormiga con mucha imaginación para la escritura, tendrá éxito, seguro, incluso yo diría que es un poco filósofa también: "Ser hormiga, en el fondo, es algo contradictorio".
Y es que en el mundo de los cuentos todo es posible.... hasta que un oso acabe convertido en una carta, ¿no os lo creeis?, pues leer el cuento.
(Tit. Cartas de la ardilla, de la hormiga, del elefante... Tellegen, T. Destino, 2001)

El abismo

"Una novela poderosa, aterradora y conmovedora que nos sumerge en el oscuro océano de la mente" Qué distinta a la anterior (El...